Alcanza los 70,4 puntos

La confianza de los consumidores de EE UU alcanza en febrero su nivel más alto en 3 años

La confianza de los consumidores estadounidenses en la evolución de la economía de su país subió en febrero hasta su nivel más alto desde 2008, gracias al creciente optimismo sobre la situación económica a corto plazo, informó hoy la organización The Conference Board.

El índice de confianza que elabora esa entidad privada de análisis a partir de encuestas se elevó en febrero hasta los 70,4 puntos, comparado con los 64,8 en los que se colocó en enero, cuando también registró un decidido ascenso.

Con el avance de este mes -superior al pronosticado por los analistas, que habían calculado que ese índice rondase los 65 puntos- ese indicador de la confianza de los consumidores se coloca a niveles que no se veían desde febrero de 2008, cuando llegó a los 76,4 puntos.

Este ascenso ha sido "consecuencia del creciente optimismo sobre la economía en el corto plazo", aseguró al publicarse los datos la directora del Centro de Investigación sobre Consumidores de The Conference Board, Lynn Franco.

"La valoración de los consumidores sobre las actuales condiciones empresariales y laborales ha mejorado moderadamente, aunque sigue algo débil. Si miramos más allá, los consumidores son más positivos sobre la economía y sus propios salarios, aunque se muestran algo divididos sobre las condiciones laborales", explicó Franco.

El subíndice que mide la confianza de los consumidores estadounidenses en la situación actual de la economía y en el mercado laboral se elevó desde los 31,1 puntos de enero hasta los 33,4 puntos este mes.

Más decidido aún fue el avance del subíndice que mide la confianza que manifiestan los consumidores respecto a cómo será el panorama económico y laboral dentro de seis meses, que alcanzó en febrero los 95,1 puntos, desde los 87,3 de enero.

Estos indicadores toman como nivel de referencia (100 puntos) el registrado en 1985 y se elaboran a partir de encuestas realizadas periódicamente entre 5.000 viviendas estadounidenses.