Cumbre del G-20

Strauss-Kahn pide un plan para arreglar el "problema europeo"

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha pedido a la Unión Europea un "plan general" para resolver lo que denominó el "problema europeo" en relación con la situación económica de algunos Estados.

"Estamos pidiendo a los europeos un plan general", comentó Strauss-Kahn, quien se refirió a que "no es bueno" abordar la situación país por país.

"No es bueno", insistió el máximo responsable del FMI, que se traten los problemas de Grecia e Irlanda, países a los que citó, y "luego puede, yo no lo quiero, que de algún otro" Estado, que no mencionó.

"Lo que necesitamos es un plan para arreglar el problema europeo", insistió, y pidió a la Unión Europea que sea capaz de acordarlo en el próximo Consejo Europeo.

Strauss-Kahn comentó la situación de Europa en la reunión que los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del Grupo de los 20 celebró en París.

En esta reunión, que comenzó el viernes y terminó hoy, los participantes acordaron crear una serie de indicadores para medir los desequilibrios financieros globales, que incluye tener en cuenta los tipos de cambio, una cuestión que suscitó la oposición de algunos Estados, especialmente de China.

En un repaso de la situación económica mundial, el director del FMI valoró que "de las medidas que se han tomado, podemos decir que la coordinación de los dos últimos años es la razón por la cual hemos evitado la gran depresión".

"Pero no hemos salido del bosque: estamos recuperándonos pero no es la recuperación que queremos porque no es igual en todas partes", advirtió.

Esa desigualdad de la recuperación económica mundial tras la crisis se resume en que países como China, regiones como Latinoamérica y algunos países africanos "se están recuperando más rápido que en el pasado, porque venían de muy atrás".

Respecto a los Estados Unidos, destacó que su comportamiento económico "no está mal", aunque consideró que persiste alguna incertidumbre en la senda de la recuperación del crecimiento en la potencia norteamericana.

"Y hay muchos problemas en Europa, y sobre todo en la eurozona", insistió el francés Strauss-Kahn.

"La crisis no la tenemos detrás, pero el precio social (que se ha pagado por ella) está ahí", dijo al aludir a los millones de parados que ha generado en los dos últimos años.

"Si tienes crecimiento pero no hay empleo, qué significa eso para la persona de la calle", se preguntó, retórico; "¿El problema es tan serio como el de hace dos años?. No, pero es serio", agregó.

Mencionó por último entre las amenazas para la recuperación, además del desempleo, el "sobrecalentamiento" de ciertas economías, o los signos de éste y, sobre todo, destacó la de la subida de los precios de los combustibles.