Más que lo previsto

El PIB de Portugal crece un 1,4% en 2010

Portugal cerró el ejercicio 2010 con un crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) del 1,4%, por encima de lo previsto inicialmente, pese a que su tendencia alcista se ralentizó en el último trimestre del año.

Portugal cerró el ejercicio 2010 con un crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) del 1,4%, por encima de lo previsto inicialmente, pese a que su tendencia alcista se ralentizó en el último trimestre del año.

Los datos de la estimación preliminar publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) luso confirman la cifra anunciada por el primer ministro, José Sócrates, en enero y supera los cálculos anteriores del propio Gobierno socialista, el Banco de Portugal, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El aumento del PIB portugués, sin embargo, seguiría por debajo del previsto para el conjunto de la Unión Europea y de la zona euro, estimados en el 1,8% y el 1,7%, respectivamente.

Entre octubre y diciembre de 2010, la economía lusa creció un 1,2 por ciento respecto al mismo período del ejercicio anterior, un aumento tres décimas inferior al registrado en el tercer trimestre del año. æpermil;ste fue el trimestre con menor crecimiento de todo el año, después de que el PIB se incrementara un 1,7% entre enero y marzo, un 1,4% entre abril y junio, y un 1,5% entre julio y septiembre.

Según el INE, la contribución de las exportaciones portuguesas fue "elevada" en los tres últimos meses del ejercicio, mientras que el consumo de las familias cayó en este mismo período, pese al notable aumento de las ventas de automóviles.

El incremento del PIB en 2010 duplicó finalmente el cálculo realizado a finales de 2009 por el propio Ejecutivo luso, que preveía un crecimiento del 0,7%, mientras que la Comisión Europea lo estimaba en un 0,5% y el FMI y el Banco de Portugal lo reducían a un 0,4%.

De cara a 2011, las proyecciones elaboradas por el Banco de Portugal y las agencias de calificación de riesgo Fitch y Standard & Poor''s hablan de que el país entrará en recesión, con una caída de su PIB del entre el 1% y el 1,8%.

El estado de las cuentas lusas y su elevado déficit público son también motivo de preocupación en los mercados y se reflejan en la presión sobre la deuda soberana de Portugal, que mantiene un interés por encima del 7%.

El Gobierno luso ha expresado su confianza en que el efecto de sus medidas de reducción del gasto estatal en los ejercicios de 2010 y 2011 reduzcan la especulación sobre su deuda soberana.