La banca tiene hasta el 4 de marzo para presentarlas

Ordóñez reclama auditorías de solvencia y riesgo inmobiliario

Transparencia, pero con datos auditados. Ese es el mensaje del Banco de España. El supervisor ha exigido a todas las entidades financieras, pero sobre todo a las cajas, que presenten antes del 4 de marzo las auditorías de los datos ofrecidos a la CNMV de core capital, posición de liquidez y exposición inmobiliaria.

El Banco de España no quiere más tirones de orejas de los mercados ni de las instituciones supervisoras internacionales. La desconfianza hacia el sistema financiero español, y sobre todo hacia las cajas de ahorros, debe terminar ya. Y la solución pasa nuevamente por la transparencia.

La institución que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha dado otra vuelta de tuerca a las reclamaciones que está realizando a bancos y cajas, y principalmente a estas últimas entidades ante las necesidades de recapitalizarse que tienen.

Tras pedir a finales de diciembre que todo el sistema financiero se sometiese a un ejercicio de transparencia sin precedentes, facilitando al mercado todos los datos sobre su riesgo en el ladrillo, core capital (capital básico) y posición de liquidez, el supervisor ha reclamado en los últimos días que ante las continúas dudas estos datos se presenten auditados. Para ello, tanto bancos como cajas tienen de fecha tope el próximo 4 de marzo. Estas auditorías se presentarán, como es lógico, al Banco de España.

Por norma, las entidades financieras tienen hasta finales de febrero para formular sus cuentas del ejercicio anterior y actualizar su core capital, y hasta finales de marzo para auditarlas,

La nueva exigencia del supervisor ha vuelto a sorprender a la banca en general y a las cajas en particular. Todas las fuentes consultadas reconocen que este es otro requisito de transparencia con el que se pretende devolver la confianza al mercado en el sistema financiero español. Y añaden que se produce justo cuando las cajas de ahorros están buscando capital privado para su recapitalización y han comenzado a presentar sus proyectos de salida a Bolsa ante inversores internacionales. Otras fuentes cercanas al supervisor explican, además, que tras estas auditorías el Banco de España confirmará la cantidad exacta de fondos que necesita la banca para cubrir el objetivo de core capital del 8% según los nuevos requisitos que está diseñando junto a Economía, o del 9% al 10% si la entidad no cotiza.

El Gobierno, con datos del Banco de España, ha tasado las necesidades de recapitalización de las cajas en 20.000 millones de euros, que espera que sea captado con capital privado. De no ser así, el Gobierno entrará en el capital de estas entidades de forma parcial y temporal.

Varias fuentes financieras explican que inicialmente el Banco de España no tenía previsto adelantar la auditoría de los datos facilitados al mercado en el ejercicio de transparencia, e iba a esperar a las auditorías anuales de las cuentas, pero que ha comprobado que no todas las cajas han dado datos homogéneos.

Críticas al futuro decreto sobre solvencia

Los votos de los grupos parlamentarios de Galicia del PP y BNG han vuelto a sumarse para solicitar al Gobierno central la "reconsideración" del denominado plan de refuerzo del sector financiero en lo referente a las cajas de ahorro y la "retirada" de las exigencias de capital y reservas adicionales. Dos tercios de la Cámara gallega ha votado favorablemente una moción impulsada por el BNG para reclamar al Ejecutivo estatal que "mantenga" el actual proceso de reestructuración de las cajas "en base al amplio consenso alcanzado y garantizando su solvencia" y que limite las exigencias de capital a "las aprobadas por el FROB y el Banco de España en el proceso de fusión de las cajas gallegas". A estos dos puntos de la moción se han opuesto los socialistas, que sí han apoyado la necesidad de expresar "el compromiso inequívoco" de la Cámara gallega con el mantenimiento del modelo de cajas como entidades con "motivación social y vinculación territorial" y la defensa de las competencias estatutarias de Galicia en este ámbito.

La Federación de Servicios Financieros y Administrativos de CC OO (Comfia), mientras, anunció ayer que va a recurrir el decreto que presentará el Gobierno sobre la recapitalización de las entidades financieras. Este sindicato, mayoritario en el sector financiero, entiende que la futura norma penaliza a las cajas al exigírseles más capital que a los bancos. La decisión de CC OO ha sido acordada durante la celebración de la ejecutiva del sindicato de servicios financieros celebrada ayer. Comisiones exige al Ejecutivo que modifique estas medidas "ajustándolas al proceso de transparencia iniciado en el sector".

La caja catalana Unnim también estudia denunciar el futuro decreto por considerarlo discriminatorio. A estas posibles denuncias se les pueden añadir otras de otras cajas que lo estudian.

La necesidad de ganar credibilidad y fortaleza

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, volvió ayer a asegurar que las nuevas exigencias de solvencia para la banca española, que pone el listón mínimo en un core capital de entre el 9% y el 10% para las cajas que no coticen y del 8% para las entidades que estén en Bolsa, "beneficiará" a los ciudadanos, ya que espera que "hagan llegar" el crédito a empresas y familias. Salgado, que intervino en el Pleno del Senado, defendió la necesidad de ganar "fortaleza y credibilidad" del sistema financiero para acceder a la financiación de los mercados y no recurrir de forma "permanente" a la del Banco Central Europeo (BCE). La ministra consideró "excesivo" las 45 cajas que existían antes de la crisis, reducidas ahora a 17. El senador nacionalista José Manuel Pérez Bouza replicó que en Alemania existen más de 400 cajas.