Incluye expresamente a ETA

Batasuna rechaza "la violencia o la amenaza en cualquier forma"

La nueva marca de Batasuna rechaza "la violencia o la amenaza en cualquier forma", incluida la de ETA. Así lo ha anunciado el líder de la izquierda abertzale, Rufi Etxeberria, durante la presentación de los estatutos del nuevo partido con el que la izquierda abertzale pretende concurrir a las próximas elecciones minicipales.

El objetivo "no es prestar un disfraz a ETA" sino que está ligada a "un punto de inflexión". Esta es la idea que Etxebarria ha querido trasmitir durante la presentación de los estatutos del nuevo partido. En una vehemente alocución, el portavoz de la izquierda abertzale, ha mencionado expresamente de la banda terrorista y ha comprometido el rechazo del nuevo partido a una eventual vuelta de la banda terrorista al ejercicio de "la violencia o la amenaza en cualquier forma".

En el acto ha intervenido también el abogado Iñigo Iruin, habitual en la defensa de miembro de ETA. El letrado ha explicado que a la hora de redactar los estatutos han tenido en cuenta "la última reforma legal, que habla de rechazo y separación, no de condena". Palabra que a pesar de toda la firmeza mostrada se ha evitado en todo momento.

Iruin ha especificado con más profundidad el contenido final de los estatutos del nuevo partido que no se han repartido a los diversos medios de comunicación que han acudido. El abogado ha adelantado además que los dirigentes abertzales harán un "rechazo claro y activo" de las acciones violentas, así como a "quienes fomenten, amparen o legitimen los actos de terrorismo, oponiéndose a cualquier justificación conceptual de los mismos". "El rechazo incluye sin ambages a ETA en cuanto sujeto activo de acciones que vulneren los derechos de las personas", ha afirmado, "y también a la reparación de todas las víctimas de cualquier clase".

También se ha señalado que a la hora de la redacción de estas bases, los redactores se han basado sobre todo en en las sentencias del Tribunal Supremo de mayo de 2007 sobre ASB, una de las marcas ilegalizadas, sin citar las resoluciones del Constitucional o del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

El acto se ha cerrado con una frase de Rufi Etxebarria que ya no tenía el tono de amenza y exigencia de otras veces: "Ante la comunidad internacional , los medios de comunicación y la sociedad vasca, la 'izquierda abertzale' demanda su legalización"