Por debajo de su valor nominal

La UE estudia ayudar a Grecia a recomprar sus bonos para reducir la deuda

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional están negociando un plan de reestructuración de la deuda griega que implicaría una recompra de bonos por parte de Atenas, por debajo de su valor nominal, para reducir el monto de la deuda, los tipos de interés y ampliar el plazo de pago.

La edición de hoy del diario To Vima cita fuentes conocedoras de esa negociación al indicar que Grecia recibiría fondos de la UE para recomprar deuda pública en manos del Banco Central Europeo (BCE) y de inversores privados, al 75 por ciento de su valor nominal. De esa forma, el país mediterráneo podría reestructurar por consenso hasta dos tercios de su deuda hasta finales de este año.

El diario informa de que, como parte de esa estrategia, la UE podría prolongar hasta a 30 años el plazo de devolución del préstamos de 110.000 millones de euros concedido a Grecia el pasado abril para evitar la bancarrota del país.

Además, se ofrecería aumentar a 15 ó 20 años el plazo de devolución a los tenedores privados de deuda por más de 100.000 millones de euros.

El diario ateniense se refiere a "un Plan Brady" para Europa, en relación a la estrategia seguida a final de los años 80 para evitar la quiebra de varios países latinoamericanos, mediante la emisión de documentos financieros que sustituyan la deuda no satisfecha.

To Vima asegura que el plan cuenta con el apoyo de la canciller alemana, Angela Merkel; de Dominique Strauss-Kahn, director del FMI; y de Jean-Claude Trichet, presidente del BCE.

El ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantínu, ya se refirió durante el fin de semana en el Foro Económico en Davos (Suiza) a que efectivamente "se está conversando sobre la idea de que Grecia compre su propia deuda".

Sin embargo, To Vima recuerda que el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, ha asegurado que su país "no está negociando la reestructuración de su deuda".

Esa afirmación la interpreta el diario como que Grecia "no tiene intención de imponer unilateralmente la pérdida del valor de los bonos que tienen sus acreditadores", sino en un marco de un plan general europeo.

Por su parte, el dominical Eleftherotipia informa que el próximo viernes en Bruselas "se decidirá si Grecia podrá comprar su propia deuda" mediante el fondo de rescate activado en 2010 para socorrer a los miembros de la Eurozona en apuros.

El ministerio de Finanzas griega calcula que la deuda griega superará en 2012 el 156 por ciento del Producto Interno Bruto, lo que equivale a más de 350.000 millones de euros.