"Plan de choque" en sustitución de la ayuda de los 426 euros

Las empresas podrán reducir sus cuotas si crean trabajo a tiempo parcial

El Gobierno ha establecido un "plan de choque" en sustitución de la ayuda de los 426 euros, por el que las empresas podrán reducir las cuotas que pagan a la Seguridad Social si crean nuevos puestos de trabajo a tiempo parcial con el cincuenta por ciento de la jornada habitual.

Según explicó hoy el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, tras la Conferencia Sectorial con los representantes de las comunidades autónomas, este plan "anima" a las empresas a crear trabajo y va dirigido especialmente a jóvenes y a parados de larga duración. Así, las empresas podrán reducir sus cuotas durante el primer año de vigencia de dicho contrato.

Además de este programa "excepcional" de empleo, el plan de choque establece acciones de recualificación profesional para aquellos que hayan agotado su prestación por desempleo en sectores con "potencial" de crecimiento, como el turismo, la atención social o las energías renovables.

Las personas que participen en estas acciones formativas y que tengan menores rentas recibirán una ayuda "de acompañamiento" de 350 euros mensuales hasta un máximo de seis meses. Para ello, deberán haber agotado la prestación por paro a partir del 16 de febrero de este año y no tener rentas superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional.

Esta ayuda "estará en función de las disponibilidades económicas" precisó el ministro y contará con una dotación adicional a la prevista para su distribución en las comunidades autónomas.

En cuanto a su financiación, será por la reordenación del programa de las bonificaciones y los programas de políticas activas de empleo y el adelanto del Fondo Social Europeo. Gómez explicó que aunque este plan de choque sustituye al Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (PRODI), la denominada ayuda de 426 euros para parados sin cobertura, no se trata de "un nuevo PRODI" porque no sólo protege a los desempleados sino que "ayuda" a que se formen.

"No vamos a dar sólo protección", dijo el ministro, quien añadió que "intentaremos ayudar a los desempleados a través de los servicios públicos de empleo a conseguir un nuevo trabajo".

Las empresas podrán deducir sus cuotas a la Seguridad Social durante un período máximo de un año y la reducción será del 100 por cien si el contrato es de pymes o del 75 % en el caso de que la empresa tenga un plantilla superior a los 250 trabajadores.

Con la contratación a tiempo parcial el Gobierno pretende que las empresas no esperen a que se produzca una "creación intensa" del crecimiento económico sino que las empresas adelanten su contratación, porque el momento "lo exige".

Este programa tendrá 6 meses de duración y será para jóvenes menores de 30 años y personas en desempleo de larga duración, es decir, inscritas en las oficinas de empleo al menos 12 meses en los 18 meses anteriores a su contratación.

El contrato a tiempo parcial podrá ser indefinido o temporal de al menos seis meses de duración y deberá tener una jornada del 50 % de la habitual.

Además, cuando el contrato a tiempo parcial se transforme posteriormente en indefinido, permitirá a las empresas obtener bonificaciones de cuotas por este concepto cuando se trate de los colectivos citados o que se convierta en un contrato de fomento, que contempla un despido de 33 días por año trabajado.

La Conferencia Sectorial continuará esta tarde para dar a conocer la distribución del dinero que recibirá cada comunidad autónoma para las políticas activas de empleo.