Eliminada la garantía estatal en el préstamo

Portugal altera el contrato del primer tramo del AVE a Madrid

El Gobierno portugués aprobó hoy una modificación del contrato de concesión del primer tramo del tren de Alta Velocidad (AVE), 170 km desde las afueras de Lisboa hasta la frontera española, que incluye la eliminación de la garantía personal del Estado luso en el préstamo concedido para la obra.

El Consejo de Ministros de Portugal comunicó que pretende reemplazar la anterior garantía, contraída por el consorcio constructor, por la de un sindicato bancario y obtener así la luz verde del Tribunal de Cuentas para la financiación del proyecto.

El consorcio ELOS, que encabezan las lusas Soares de Acosta y Brisa, ésta última participada por la española Abertis, es el encargado de construir el tramo de Poceirao-Caia, con un coste estimado de 1.359 millones de euros.

En este grupo también participan, entre otros, Iridium Concesiones de Infraestructuras, del grupo español ACS, la estadounidense Babcock Brown y el Banco Comercial Portugués (BCP) -participado por el Sabadell- y la estatal portuguesa Caixa Geral de Depósitos (CGD).

Sin dar detalles del resto de las alteraciones, el Ejecutivo socialista luso explicó que éstas pretenden "uniformar" el régimen de modificaciones unilaterales de la parte otorgante.

El restante tramo portugués del ferrocarril -50 kilómetros entre Lisboa y Poceirao- está pendiente de su concesión, ya que la anterior se canceló por la adversa coyuntura económica.

No obstante, el AVE entre las dos capitales Ibéricas, que prevé unirlas en dos horas y 45 minutos a partir de 2013, ha motivado las críticas de la oposición conservadora portuguesa, ya que considera la infraestructura un gasto innecesario por la grave crisis económica que afronta el país.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En