Emiliano Martínez - Presidente del Grupo Santillana

"Santillana lleva tres años seguidos de resultados récord"

El grupo editorial celebra medio siglo de existencia volcado en la revolución digital y con la vista puesta en Latinoamérica y Estados Unidos.

"Santillana lleva tres años seguidos de resultados récord"
"Santillana lleva tres años seguidos de resultados récord"

El Grupo Santillana celebra hoy, de forma oficial, su 50 aniversario con un acto en Madrid que presidirán los Príncipes de Asturias. Emiliano Martínez (Horcajo de Santiago, Cuenca, 1940), al frente de la editorial desde finales de los noventa, reflexiona sobre la trayectoria histórica del grupo (filial de PRISA, editor de CincoDías) y avanza sus retos para el futuro: consolidación en Latinoamérica, expansión en EE UU y salto a los formatos digitales.

¿Qué balance hace de los 50 años de historia de Santillana?

El balance es extraordinariamente positivo. Estos 50 años son la historia de un éxito. æpermil;xito por la implantación. Porque si, cuando cumplíamos la primera década de vida, nos dicen que íbamos a estar operando en 21 países, en la mayor parte como líderes en educación y con un papel muy relevante en las restantes líneas de negocio, nos hubiera animado muchísimo. También hay otros aspectos de satisfacción más cualitativos: este desarrollo empresarial se complementa y refuerza con una acción editorial destinada a atender las raíces y la especificidad educativa y cultural de cada uno de estos países. Es decir, somos editores globales, en el ámbito del español y el portugués, y también nacionales en estos países. Con lo cual, nuestra aportación profesional y nuestra raíz se han enriquecido mucho.

¿Cuáles han sido los hitos principales para la evolución del grupo en este medio siglo?

El primero es la implantación como editores en otros mercados de la lengua española además de España. En la primera década de los sesenta ya estábamos actuando en los países del Cono Sur. El siguiente hito fue la consolidación de un modelo exitoso de edición para la educación en España y en Chile, lo que sucedió a principios de los setenta. Después, tres hitos más: la implantación del grupo en casi todos los países de lengua española; la incorporación de otras especialidades editoriales, como la edición literaria, los libros infantiles y juveniles o libros de consulta, y ya, a partir de 2001, completar la expansión en América con el primer mercado, Brasil, lo que nos ha dado un valor económico y estratégico.

¿Qué papel desempeñó en todo este proceso Jesús Polanco?

La visión de Polanco fue, claramente, de ocupar el mercado hispano. æpermil;l decía algo que es evidente: las empresas tienden a tomar la dimensión que les permiten sus mercados. Y hemos tenido la suerte histórica de disponer de una lengua común que permite compartir una buena parte de las propuestas editoriales en esa área. De ahí que, desde el inicio, existiera esa visión y que hubiera una labor permanente y esforzada por trabajar sus mercados e implantarse en ellos, lo que implica trabajar en realidades económicas distintas y ajustar la gestión a unos circuitos locales. Ese trabajo y esa visión se han traducido en unos frutos muy positivos.

Porque, ¿cómo está afrontando la crisis el grupo?

De manera muy positiva. Este será el tercer año que mejoramos nuestros resultados históricos, tres años seguidos con los mejores resultados de nuestra trayectoria. Y gracias a la aportación americana. Todas nuestras empresas latinoamericanas tienen beneficios y la mayor parte de ellas, una buena rentabilidad. Es la aportación de América Latina la que está permitiendo estos resultados.

¿Cuáles son los planes de futuro de la empresa a corto y medio plazo?

Queremos seguir aprovechando el momento positivo de América Latina como primer gran objetivo. Probablemente, con refuerzos en países que tienen un mayor potencial, como Brasil o Perú. También queremos tomar otra dimensión mayor en EE UU, porque pensamos que la educación y la lengua española son dos variables de crecimiento en los tiempos futuros. Y hay un tercer elemento, en un orden más transversal, en el que estamos haciendo desarrollos, inversiones y seguimiento, que es la perspectiva digital de nuestra actividad, sobre todo en educación.

¿Cómo es la relación con sus socios de DLJ South American Partners?

Son unos gestores expertos en la realidad de América Latina y hay una sintonía muy grande en el análisis de la situación y coincidencia a la hora de fijar líneas estratégicas para el futuro.

Hitos editoriales y una línea de permanencia

El presidente de Santillana no quiere ser muy explícito a la hora de citar de qué obras o autores publicados por el grupo en sus 50 años de vida se siente más orgulloso. Solo menciona algún caso a modo de ejemplo.

"En los distintos sellos editoriales del grupo ha habido hitos muy importantes y, sobre todo, una línea de notable permanencia", señala. Así, en la edición literaria a través de Alfaguara, el grupo "está muy identificado con un catálogo de gran calidad en el que han estado y están los escritores más destacados de nuestra lengua".

Dos ejemplos: el último Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, o el también premiado José Saramago, fallecido en 2010. Precisamente, Santillana rendirá un homenaje al escritor portugués en el acto que celebra hoy con una edición conmemorativa de El viaje del elefante.

Por su parte, la editorial Taurus "se ha caracterizado por ser un escaparate de muy importantes libros de ensayo y pensamiento", recuerda Emiliano Martínez.

Obras singulares y aportaciones como, por ejemplo, la edición de las obras completas de Ortega y Gasset, un trabajo que ya se ha completado. O una colección que está naciendo, como es América Latina en la Historia Contemporánea, promovida por la Fundación Mapfre y de la que Taurus ya ha publicado los primeros títulos de un conjunto que alcanzará casi el centenar de libros.

"Y en las ediciones para la educación, nuestra satisfacción ha sido dar respuestas innovadoras y que ayuden a los profesores a hacer una educación de más calidad", añade.

Fututo. "El formato papel y el digital coexistirán"

La revolución digital marca un nuevo camino a la industria editorial. El Grupo Santillana está ya adaptándose a unos cambios que suponen un salto cualitativo para el sector.

¿Cómo están afrontando la nueva era digital y los nuevos formatos, como el libro electrónico?

Santillana ya ha venido incorporando las nuevas tecnologías en aspectos diversos de su actividad. El desarrollo que hemos podido dar en todos los países en los que estamos, la dinámica participativa y la obtención de notables sinergias, sencillamente, no se hubieran podido hacer sin estas nuevas tecnologías. Ahora es el propio producto el que emigra y va a ser tratado en otro soporte. Esto va a suceder y ofrece unas posibilidades para la difusión y para la optimización de la cadena del libro muy importantes. El tema será la velocidad de esa transformación. Creo que, probablemente, tras un proceso de maduración, que es en el que estamos, el cambio llegará y lo hará de manera rápida. Otro tema es que este cambio no será de plena sustitución de la edición convencional, en papel, sino que habrá un grado de coexistencia muy mantenido en el tiempo. Es decir, que habrá especialidades editoriales en las que el papel impreso seguirá siendo el vehículo y otras en las que el soporte digital será casi el único.

¿Cuál es la tendencia en este sentido?

En la actualidad, las obras de referencia y consulta y la edición profesional para distintos campos ya está emigrando al digital. El salto ahora es en la edición del trade, en la común del lector, que va a pasar también a lo digital, aunque la duda aquí es en qué proporciones. Y, por descontado, en la educación la parte más significativa es probable que pase a ser digital, pese a que la incorporación de las nuevas tecnologías a la enseñanza tiene la dificultad que supone incorporarlas en unos escenarios muy pautados por tradiciones y modos de trabajar. No obstante, se mantendrá un núcleo del aprendizaje que usará también el papel.