La última venta le reporta una ganancia neta de 151 millones

Abertis se despide de Atlantia tras amasar plusvalías por 243 millones

Abertis salió el viernes de la firma italiana de autopistas Atlantia con la venta por sorpresa del 6,68% del capital. La operación se saldó en 626 millones, a 15,6 euros por acción, y con una plusvalía neta de 151 millones. Anteriormente, Abertis ya había cosechado plusvalías por 92 millones a través de desinversiones parciales en esta participada entre 2004 y 2005.

Abertis se despide de Atlantia tras amasar plusvalías por 243 millones
Abertis se despide de Atlantia tras amasar plusvalías por 243 millones

De la socia estratégica que Atlantia fue para Abertis en 2006, con el malogrado proyecto de fusión, la italiana pasó a inversión financiera. Y desde el viernes, solo es recuerdo para la concesionaria española: una simple participación liquidada, eso sí, con plusvalías. Es el resumen de un camino que arrancó en 2000 con el desembarco de Abertis en Autostrade. Por entonces, la italiana era la mayor concesionaria de autopistas de Europa y constituía toda una oportunidad de expansión.

Desde octubre, la cotización de Atlantia transitaba niveles que Abertis daba como buenos para ordenar la venta. Un paso que se daba por descontado desde hacía dos años, cuando calificó su paquete de acciones como no estratégico. La colocación del 6,68% del capital se ha zanjado con unos ingresos para Abertis de 626 millones, resultantes de un precio de 15,60 euros por título (Atlantia abrió el viernes en 15,80 euros). La cifra global implica unas plusvalías netas de 151 millones. En cuanto a la tasación de la acción, suponía una prima del 1,5% para los inversores respecto al precio medio de cotización de Atlantia en los últimos 30 días.

Según la entidad que preside Salvador Alemany, el paquete ha sido repartido entre inversores cualificados españoles y extranjeros. Estos serían principalmente fondos de infraestructuras norteamericanos, sin que ninguno haya tomado una porción relevante. Mediobanca ha jugado el papel de asesor financiero y Nomura ha gestionado la colocación. "La inversión en Atlantia ha generado una tasa de retorno superior al 17%", citaba Abertis en un comunicado.

ABERTIS 18,36 0,00%

Al margen de los 151 millones que se va a apuntar como plusvalía por su salida de Atlantia, la compañía había ganado otros 92 millones con movimientos de acciones entre 2004 y 2005, lo que eleva a 243 millones lo que ha amasado en plusvalías durante el noviazgo de 11 años con la concesionaria italiana.

En 2004 Schema28, vehículo a través del que Abertis participaba entonces en Atlantia, bajó del 62,2% del capital al 52,2%. Eso diluyó a Abertis del 7,98% al 6,69% y se tradujo en una plusvalía de 60 millones. De forma paralela, Atlantia vendió un 5% de Abertis -ambas tenían participaciones cruzadas-, lo que produjo 10 millones de plusvalía para la propia Abertis en virtud de su papel de accionista de la vendedora.

Un año después, en 2005, Schema28 volvía a bajar. Esta vez hasta el 50,1%. Abertis se quedó entonces en el actual 6,68% tras apuntarse otros 22 millones en plusvalías.

Destino de los fondos

Fuentes cercanas a la operación aseguran que Abertis no tiene una gran inversión a la vista como para reservar el capital obtenido. De este modo, apuntan la posibilidad de que conduzca los fondos recolectados a amortizar créditos. Al cierre del tercer trimestre de 2010, Abertis declaró una deuda de 14.337 millones y no cuenta con vencimientos significativos a la vista.

En todo caso, un portavoz de Abertis indicó que "la aplicación de los recursos obtenidos no está decidida". Esto hace que surgieran especulaciones sobre la posibilidad de que la firma se decante por pagar un dividendo extraordinario.

Tras este paso, Abertis mantiene otro cheque por ejecutar en Portugal. En este caso se trata de la participación del 15,5% en la concesionaria Brisa. Una porción que equivale a 488 millones en Bolsa, lo que implica unas minusvalías latentes de unos 100 millones, según apuntaban el viernes analistas del mercado.

Banesto y BPI, en sus informes, destacaron la coincidencia de la desinversión en Atlantia con la reciente entrada de CVC en Abertis, donde cuenta de forma indirecta con el 25%. "CVC tiene una estrategia más dinámica", señaló Banesto.

El gigante que imaginó Alemany

La entrada de Abertis en Autostrade (hoy Atlantia) se produjo en marzo del año 2000 en pesetas (28.342 millones) y la relación de ambas compañías se cierra con plusvalías millonarias en euros.

Pero el plan no era especular con el valor. Salvador Alemany, presidente de Abertis, fue consejero de la italiana y tenía depositadas sus esperanzas de crecimiento en 2006 en una integración de ambas empresas. Un proyecto que no fraguó por la decisión del gobierno italiano de modificar la regulación del sector concesional.

El 30 de junio de 2008 Abertis puso a las claras que no había posibilidad de un camino juntas y tomó decisiones al respecto: abandonó el consejo, dejó de consolidar la participación por puesta en equivalencia y puso el 6,68% de Atlantia en disposición de venta.

Integrada la francesa Sanef y lamentado el fracaso en Italia, a Abertis le quedaba la carta de la portuguesa Brisa. Una empresa con la que también mantenía participaciones cruzadas y a la que propuso un proyecto amistoso de integración.

A fecha de hoy, la participación del 15,5% en Brisa también podría ser traspasada en cuanto aportara plusvalías. Y es que la familia Mello, accionista de control de Brisa, habría rechazado de forma reiterada entrar en un proyecto común con la compañía española.

Expectativa

El mercado recogió con subidas, tanto en Madrid como en Milán, la operación de Abertis. La española se apuntó el viernes un 2,94%, hasta 14,36 euros. Pudo pesar la posibilidad de que una cadena de desinversiones se traduzca en dividendo creciente. Atlantia, por su parte, se disparó un 5,6%.