39 cambios en la difusión de sus cuentas

Goldman Sachs anuncia que será más transparente para acallar las críticas

El banco Goldman Sachs ha decidido ser más transparente y por primera vez en su historia difundirá qué parte de sus ingresos que proviene de sus propias inversiones y operaciones en bolsa, una decisión que llega tras las críticas recibidas tanto por clientes como por las autoridades de EE UU.

La entidad financiera, que publicó hoy un informe que propone realizar 39 cambios en la difusión de sus resultados financieros, ha gestado esas modificaciones durante meses para responder a las acusaciones que tachaban al banco de ser opaco en sus cuentas y concurrir en conflictos de intereses.

Así, por primera vez en sus casi 150 años de historia, Goldman Sachs revelará qué parte de sus ingresos provienen de sus propias operaciones e inversiones y las diferenciará de los ingresos procedentes de operaciones para sus clientes.

Los nuevos cambios en la difusión de sus resultados financieros se verán reflejados ya en sus próximas cuentas trimestrales, que tiene previsto publicar el próximo 19 de enero.

Entre otros cambios que la entidad propone en su informe están la reducción de conflictos de intereses con sus clientes y la puesta en marcha de medidas para asegurar que el banco no saque partido de la información que recibe de sus clientes, aunque sea accidentalmente, asegura el documento.

Sin embargo, el informe publicado hoy no propone ningún cambio en las prácticas de negocio de la entidad financiera, que han sido cuestionadas en reiteradas ocasiones desde el estallido de la crisis financiera.

De hecho, hace seis meses el banco accedió a pagar 550 millones de dólares para poner fin a la demanda en su contra presentada por la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés), que le había acusado de engañar a sus clientes y cometer fraude.

Como parte del acuerdo con esa institución, que devino en la mayor multa cobrada a una entidad financiera por parte de la SEC en su historia, Goldman Sachs reconoció haber cometido un "error" al dar "información incompleta" a sus clientes.

La SEC afirmó en esa demanda que el banco cometió fraude al comercializar un producto de deuda estructurada vinculada con hipotecas de alto riesgo durante 2007, poco antes de que estallase la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos.