Caerá el 1,3%

Portugal volverá a entrar en recesión este año

Portugal volverá a entrar este año en recesión y su economía caerá el 1,3% según el banco emisor del país, que revisó hoy a la baja sus previsiones y anunció que sólo en 2012 habrá crecimiento económico y apenas del 0,6%.

La caída de la economía lusa se producirá sobre todo por el impacto de las medidas de austeridad y contención del gasto público adoptadas por el Gobierno luso para reducir el déficit fiscal y calmar la presión de los mercados sobre la deuda soberana portuguesa.

El boletín de invierno del Banco de Portugal empeora también las previsiones anunciadas por la UE en noviembre y prevé un fuerte aumento de la inflación, que llegará al 2,7% en 2011 y al 1,4% en 2012, frente al 1,4% de 2010.

Además, según la institución, se producirá una "caída sustancial de la demanda interna", aunque habrá un "crecimiento robusto" de las exportaciones, que crecerán el 5,9% este año y el 6,1% en 2012, frente al 9% de 2010.

Estas previsiones sobre el comercio exterior son las únicas que mejoran respecto a las que tenía hasta ahora el Banco de Portugal, que sin embargo señala que no se esperan cambios significativos en la "competitividad externa de la economía portuguesa" y el crecimiento se debe a la mayor demanda en el exterior.

En cambio la demanda interna se contraerá este año el 3,6%, tras haber crecido un 0,5% en 2010, con una caída mucho mayor de la esperada hasta ahora por la institución, que calculaba un descenso del 1,2% para ese indicador.

El banco pronostica unas condiciones "más restrictivas" para el acceso al crédito en el sector privado, una caída del consumo particular del 2,7% en 2011 y del 0,5% en 2012, frente al aumento del 1,8% que registró en 2010.

El consumo público caerá aún más, un 4,6% en 2011 y un 1% en 2012 en comparación con el crecimiento del 3,2% registrado en 2010.

A su vez los ingresos de las familias bajarán un 2,4% este año y subirán el 1,4% el siguiente.

Los intereses que paga Portugal para refinanciar su deuda a largo plazo se mantendrán al alza y serán, como media, del 6,2% en 2011 y subirán al 6,6% en el siguiente ejercicio, muy por encima de las anteriores previsiones de la institución emisora, del 5,2% y el 5,9%, respectivamente.

El Banco de Portugal recuerda que la evolución de las primas de riesgo que penalizan la deuda lusa está condicionada por "las dudas sobre la sustentabilidad de las finanzas públicas, en un escenario de mantenimiento de las fragilidades de naturaleza estructural de la economía portuguesa".

Las previsiones del banco fueron anunciadas después de que el primero ministro luso, José Sócrates, descartara hoy pedir ayuda financiera externa al revelar que su país sobrepasó en 2010 las previsiones para reducir el déficit fiscal en dos puntos, hasta situarlo por debajo del 7,3%.

Sócrates criticó los "rumores" sobre un posible rescate financiero de Lisboa y dijo que sólo sirven para perjudicar a su país y al Euro y ayudar a los especuladores.

El primer ministro se mostró confiado en que se valore el esfuerzo presupuestario realizado por Portugal, que está presionado por los altos intereses que penalizan la refinanciación de su deuda, situados ya en torno al 7%.