El pasado 3 de diciembre

USCA afirma que AENA cerró el espacio aéreo en el puente aleatoriamente

Se podían operar el 50% de los vuelos, según el sindicato de controladores.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) decidió cerrar el pasado 3 de diciembre todo el espacio aéreo español cuando aún se podía operar más del 50% del total de vuelos que en ese momento estaban previstos, según indicaron a Europa Press fuentes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA).

El sindicato defiende que en todo momento al menos la mitad de la plantilla estuvo dispuesta a trabajar de la forma habitual, garantizando más del 50% de los desplazamientos e incluso en el caso de Madrid o Canarias con porcentajes muy superiores.

La declaración de rate 0 -que fija el cierre de un espacio aéreo- fue designado por AENA a las 17.38 horas en Madrid cuando solo dos controladores habían aducido circunstancias médicas para no controlar y a las 18.05 (hora local de Madrid) en Canarias cuando aún había cinco sectores abiertos -de los seis habituales-, que garantizaban la casi plena operativa interinsular (posiblemente con retrasos) y la internacional que no pasara por otros centros de control aéreo español, como los vuelos del continente africano y América, tanto Norte como Sur.

AENA se habría anticipado, de esta forma, al problema real e incluso no habría iniciado ningún protocolo para la sustitución de aquellos controladores que habían comenzado a acogerse al artículo 34.4 de la Ley de Seguridad Aérea que les insta a no ejercer la labor de control aéreo si consideran mermadas sus capacidades, según explicaron las mismas fuentes.

Estas mismas fuentes aseguran que AENA no realizó ninguna gestión para reorganizar la reducción del número de controladores antes de declarar el cierre del espacio aéreo, de forma que no llamó a los controladores de guardia ese día -los llamados imaginarias- ni a controladores en días libres o de vacaciones para que hicieran horas extra, ni tampoco a los que habitualmente realizan tareas administrativas y que mantienen la capacitación para controlar aviones.

Estos argumentos, junto con las tablas correspondientes que han elaborado, son parte de la defensa que USCA usará ante el Supremo.

Un colectivo denunciado por sedición

La Fiscalía de Madrid ha remitido al decanato de los juzgados de primera instancia de plaza Castilla la denuncia contra 175 controladores aéreos por un presunto delito de sedición por el caos aéreo provocado el 3 y 4 de diciembre, con el objetivo de que un juez les cite a declarar en el marco de unas diligencias penales.

El fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Madrid ha señalado que en el momento en que la denuncia recaiga en un juzgado concreto pedirán que se tome declaración como imputados a los controladores que se negaron a declarar ante el fiscal. Hasta ahora, los controladores no han querido declarar hasta que el Supremo resuelva los recursos interpuestos contra el estado de alarma y la militarización del espacio aéreo. Piden declarar bajo jurisdicción militar.