COLUMNA

Axa toma riesgos con las hipotecas

El sector inmobiliario europeo necesita más aspirantes a bancos. Axa ha establecido fondos de 2.500 millones de euros para deuda hipotecaria, lo que sugiere que las aseguradoras podrían ayudar a refinanciar la carga que deja la restricción de la banca europea. A muchos de estos créditos se les atribuye riesgo, pero el grupo francés puede marcar el camino a otros.

Los bancos europeos se han retirado de las hipotecas ante las dificultades de sus balances y el legado de los préstamos hechos antes de la crisis. A comienzos del pasado año, solo una decena de bancos tenía una importante actividad hipotecaria y algunos ya se han retirado. Y podría ser peor, pues 450.000 millones de euros en hipotecas vencen entre 2011 y 2103.

Las aseguradoras están bien posicionadas para ocupar el hueco. Tienen ingresos predecibles y estables, están ansiosos de activos que ofrezcan mayor rentabilidad que los bonos y ya han adquirido titulizaciones hipotecarias antes. Pero este mercado se ha secado y tiene sentido exposiciones directas. Axa lidera la apuesta. Su fondos, unos 2.500 millones, son pequeños en comparación con el saldo vivo hipotecario, pero otras aseguradoras podrían seguirla, empujadas en parte por la nueva regulación que las estimula a diversificar sus activos.

No obstante, las inmobiliarias no esperan que las aseguradoras remplacen a los bancos de la noche a la mañana. Algunas carecen de experiencia y logística y los propios criterios de inversión de las aseguradoras restan atractivo a sus hipotecas. Los inversores inmobiliarios en Europa están acostumbrados a créditos a corto plazo fáciles y baratos de refinanciar, mientras que las aseguradoras gustan de activos a largo plazo.

Además, evitan prestatarios demasiado apalancados o créditos garantizados con los activos más débiles, lo que impide llegar a los clientes con mayores dificultades para obtener créditos. Unos 145.000 millones en hipotecas que vencen en Europa en 2014 están demasiado apalancados para ser fácilmente refinanciados. Muchos precisan reestructurarse primero.

Con el tiempo, la aparición de prestamistas no bancarios diversificará y estabilizará el mercado hipotecario. Las aseguradoras no resolverán esta crisis, pero contribuirán a evitar la siguiente.

Neil Unmack