Secretos de despacho

El mercado de Arena Media

David Colomer trabaja en un espacio pensado para funcionar en equipo.

Lo primero que sorprende es su mesa de trabajo, alejada del patrón por el que se rigen la mayoría de los despachos de la alta dirección. A David Colomer, valenciano, de 41 años, director general de Arena Media Communications para España y Portugal, le gusta compartir su espacio de trabajo con su equipo de colaboradores. Por si acaso, siempre tiene dispuestas siete sillas, repartidas en una mesa de dos metros por dos. "En una agencia, y sobre todo teniendo en cuenta hacia dónde va la comunicación y la asesoría a los clientes, el trabajo en equipo es decisivo porque las decisiones han de ser colegiadas. No tengo una mesa camilla, tengo una mesa de trabajo". Dispone de un método de trabajo que todo aquel que entra en su despacho debe conocer: lo primero hay que diagnosticar los hechos, ofrecer alternativas y, por último, optar por la mejor. "En el mundo de hoy no existe la lógica del jefe, las decisiones hay que consensuarlas".

Dice que el despacho habla por él. Además de la mesa y de las ocho sillas, la estructura se asemeja a la de un mercado, con dos puertas, una detrás de él, que es la que le conduce al equipo, esto es, la estancia donde trabajan un centenar de personas. Otra puerta le lleva a la recepción, una plaza que transmite modernidad, un ágora, un lugar de encuentro, hacia el exterior, donde hay un mural publicitario con tres proyectores que exhiben todo lo que se cuece en esta agencia en relación con los clientes. La estética, afirma Colomer, está en sintonía con el espíritu de la organización: una compañía joven, con una media de edad de 32 años, donde el 73% son mujeres. "La paridad la rompemos, porque tres directores generales, los que tenemos en Madrid, Lisboa y Barcelona, son mujeres".

Y asegura que lo importante es saber elegir. Por ejemplo, ser un profesional, con compromiso y capacidad de sacrificio, acorde con lo que el puesto demanda. "Un puesto de dirección exige mucho sacrificio personal, una dedicación por encima de la media y automotivación". También añade que es un puesto de soledad, para el que hay que disponer de una gran fuerza interior. "Soy un optimista antropológico; además, me considero un privilegiado por trabajar en un sector, en el que se mezcla el conocimiento, la tecnología y el talento".

Colomer es un profesional exigente. No le queda otra: así lo requieren los clientes que no aceptan mediocridades. "Trabajamos para compañías como Telefónica, Grupo Planeta, Santander, Schweppes, Grupo Osborne, AENA o Damm. Y no van a aceptar una situación mediocre", señala. Para estar al nivel que se exige hay que trabajar dos horas más que la media. "Un porcentaje importante del éxito depende del equipo y de la dirección". Su estilo de dirección lo define como participativo y moderno.

"Delego mucho, aunque en estos momentos hay que estar mucho más encima debido a que la situación económica es la que es; pero estamos creciendo por encima del sector", señala. Arena Media ha incorporado en los últimos dos años a medio centenar de personas, y asegura que su gran arma es fidelizar a los clientes. "A pesar de la crisis, no hemos perdido cuentas. El entorno es preocupante, pero en condiciones generales hay que saber adaptarse a las circunstancias que nos está tocando vivir", afirma. El secreto no es otro que tener un equipo de profesionales sólido y experto, que pueda aportar soluciones para que los clientes sean más competitivos. En cartera tienen 42 clientes, opera en una decena de mercados, como Reino Unido, Francia, México, Argentina, Chile y Polonia, y cuenta con una plantilla de 800 profesionales en todo el mundo, de los cuales 160 trabajan en las oficinas de Madrid, Barcelona y Sevilla.

Arena Media fue creada hace diez años, aunque David Colomer se incorporó hace tres. Cree que su fichaje, favorecido por su trayectoria en agencias como Media Planning o Bassat & Ogilvy & Mather, se debió a su visión internacional. Ha trabajado en países como México, Colombia o Argentina. "Una experiencia positiva, que me ha dado una exposición a problemas muy diversos y un conocimiento amplio de diferentes culturas".

El mejor reconocimiento

No es especialmente, dice él, ordenado, lo que no soporta es a la gente pesada, como tampoco el conformismo, la apatía. "Me encanta la ambición sana, la proactividad, la valentía, la transgresión, romper las reglas y las jerarquías, la gente peleona".

A pesar de que trabaja 12 horas al día, excepto los viernes, que afloja la jornada, David Colomer asegura que su tiempo libre va dedicado a sus hijos. En función de la familia organiza el ocio: montar a caballo y todo tipo de actividades culturales. "Lo importante es estar juntos. Ellos hacen un gran sacrificio y les tengo que compensar". Le gusta el mar, casi obligado siendo valenciano.

No tiene fetiches personales en el despacho. Apenas un par de fotos y el premio a la mejor agencia de medios del año 2010, otorgado en la XII Edición de los Premios Eficacia, concedidos por la Asociación Española de Anunciantes (AEA). "Es todo un orgullo porque aquí no vale la creatividad ni el folclore, nos han premiado porque hemos sido los que hemos conseguido los mejores resultados". Todo un âscar para acabar el año.