El plan de eficiencia prevé ahorrar 4.700 millones

Fomento acota el coste de construir un kilómetro de AVE y de autovía

Se acabó la barra libre. El Ministerio de Fomento ha establecido las horquillas de precios entre las que deberá moverse a partir de ahora el precio de construir un kilómetro de plataforma ferroviaria para alta velocidad o un kilómetro de autovía. Con ello pretende "hacer más con menos". El ahorro estimado en los próximos años suma 4.700 millones de euros.

Un año ha tardado el Ministerio de Fomento en culminar sus trabajos para poner precio a lo que cuesta construir las infraestructuras viarias, ferroviarias y aeroportuarias en España. Se trata de la Orden Ministerial de Eficiencia que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado 23 de diciembre, por lo ya se encuentra en vigor. Entre las novedades que incluye destaca la creación de una serie de tablas donde se establece cuánto costará de promedio a partir de ahora construir un kilómetro de plataforma ferroviaria o un kilómetro de una autovía.

Fuentes de Fomento explicaron ayer que la orden establece dos categorías básicas de suelos: los de tipo 1 o sin riesgo geológico y los de tipo 2 que sí cuentan con riesgo geológico. Pues bien, dependiendo de que se trate de un terreno u otro, el coste de un kilómetro de autovía puede oscilar de dos a tres millones de euros en orografía llana o de cinco a ocho millones en un entorno con orografía accidentada (ver ilustración). El riesgo geológico eleva en medio millón esas tarifas, según los responsables técnicos de Fomento que han elaborado las tablas.

En las obras ferroviarias también se determinan los nuevos precios distinguiendo el coste de la plataforma y, por separado, el de instalar sobre ésta la vía. Así, sumadas ambas variables, un kilómetro de alta velocidad puede costar entre un mínimo de 3,10 millones de euros y un máximo de 13,35 millones. Eso sí, siempre en el tipo de terreno sin riesgo geológico.

Los nuevos precios afectan además a la construcción de infraestructuras aeroportuarias, por lo que fijan el coste medio del metro cuadrado de las pistas, los edificios terminales, las instalaciones técnicas o las torres de control, entre otras.

Nuevas inversiones

El objetivo es acabar con los modificados de presupuestos en las obras, que han llegado a duplicar y triplicar el coste de algunas infraestructuras. La orden establece como de obligado cumplimiento que los proyectos de obra se ajusten mucho más a lo establecido en la fase de estudio e incluyan sendos informes sobre previsiones de demanda del equipamiento que se va a construir y su coste de mantenimiento.

Así, el Ministerio de Fomento pretende ahorrar hasta 4.700 millones de euros en los próximos años con la aplicación de estos nuevos parámetros. Esta cantidad es el equivalente al 22% de todos los proyectos en marcha y supondría poder poner en marcha otros 235 kilómetros de autovías y otros 275 kilómetros de plataforma ferroviaria. Fuentes del Departamento que dirige José Blanco explicaron que es el momento de dar prioridad a la eficiencia sin renunciar a la calidad y la seguridad de las infraestructuras futuras.

Nuevas reglas para tiempos de austeridad

Se establecen ratios del coste de construcción, en función del tipo de infraestructura y de las características del terreno.

Se fijan disposiciones específicas para túneles y viaductos, con el fin de elegir las soluciones de coste mínimo compatibles con la declaración de impacto ambiental (DIA), la orografía y las condiciones del terreno.

Se determina la obligatoriedad de que las obras adicionales planteadas por otras administraciones que no estén justificadas para la funcionalidad de la infraestructura sean pagadas por quien las solicita.

Se acotan las incertidumbres y se reducen al mínimo las desviaciones en el coste. Para ello, se recoge la obligatoriedad de que el presupuesto del proyecto se ajuste al fijado por el estudio.

Se prescribe el empleo de cuadros de precios de referencia, que serán revisados cada dos años, para homogeneizar los costes cuando sea posible.

Se incluyen previsiones de tráficos esperados hasta 2017 que deben ser utilizados en los informes de demanda.