Mala relación

Obama lima asperezas con los empresarios de EE UU

El presidente de EE UU, Barack Obama, quiso zanjar ayer la mala relación que tiene con el gran empresariado y se reunió con una veintena de consejeros delegados de multinacionales. Obama dijo antes de la cita que iba a pedir ideas "no solo para salir de la recesión sino para aprovechar el momento", tras el reciente acuerdo con los republicanos para ampliar durante dos años los recortes fiscales de Bush, algo que ha sido aplaudido por los responsables de estas empresas. Entre los empresarios citados se encontraban el responsable Motorola, Greg Brown; el de Cisco, John Chambers; Kenneth Chenault, consejero delegado de American Express; Scott Davis, de UPS, y Jeffrey Immelt, responsable de GE, entre otros.

La relación de la Casa Blanca con el empresariado ha sido complicada y ha estado viciada desde que Obama arremetió contra los banqueros. Tras la reunión, que duró toda la mañana, algunos de los empresarios explicaron que en esta economía "hay que estar todos juntos". Brown dijo que se habló con Obama de la incertidumbre regulatoria y el presidente se comprometió a eliminarla así como a crear un clima más propicio a la inversión. Obama apenas hizo declaraciones y dijo que confiaba en que se creara más empleo y las empresas usaran los casi dos billones de dólares que tienen en cash flow para ello. Brown dijo que se dará continuación a este encuentro.