El alza no servirá para reducir el déficit de tarifa

La factura de la luz subirá hasta un 8% por el coste de la energía y el carbón

Del resultado de la subasta Cesur celebrada ayer se desprende una subida de la luz del 4,7% a partir de enero. Pero este incremento se refiere solo al coste de la energía, pues si se suman las partidas con las que el Gobierno quiere compensar a las centrales perjudicadas por las medidas de apoyo al carbón nacional, el aumento en enero será de alrededor del 8%.

La historia se repite. Cada vez que se celebra una subasta Cesur, creada para que las comercializadoras de último recurso compren a plazo la energía a suministrar en el siguiente trimestre, se produce un incremento sistemático del precio que se traslada después a la factura eléctrica del trimestre. Según los datos ofrecidos por Omel, el precio de la subasta Cesur de ayer, a la que acudieron 22 empresas, fue de 49,07 euros/MWh para el producto base y de 53,99 euros/MWh para la puntas.

Esto supone un incremento respecto a la subasta de septiembre del 4,6% y del 1,8%, respectivamente. Aplicada la fórmula preceptiva que incluye servicios complementarios o primas de riesgo, la subida media para enero será del 4,7% solo para el coste de la energía, según cálculos provisionales del regulador energético.

Sin embargo, una novedad introducida en la orden de tarifas de acceso para 2011 (que el Gobierno ha decidido congelar para evitar subidas mayores de la factura de la luz) hace que el incremento total ronde el 8%. Se trata de un aumento del 72% de los llamados pagos por disponibilidad, destinados a compensar a las centrales de carbón importado y a los ciclos combinados que resultarán perjudicados por las medidas de apoyo al carbón nacional. Los incentivos pasan de 5,7 euros MWh a 9,8 euros MWh.

Los incentivos para centrales afectadas por las medidas del carbón suben un 72%

Esta medida fue duramente criticada ayer por los consumidores y algunas comunidades autónomas en el consejo consultivo de la electricidad de la Comisión Nacional de la Energía, que se reunió ayer para debatir la citada orden de tarifas. Con esta ayuda se compensa a las eléctricas que han denunciado en los tribunales el real decreto del carbón y que, de hecho, han logrado paralizarlo cautelarmente en la Audiencia Nacional y el Tribunal de Luxemburgo.

Lo más grave de la situación es que estas fuertes subidas, que las eléctricas justifican por los mayores precios de los combustibles, no servirán para recortar el déficit de tarifa, ya que éste se financia a través de la tarifa de acceso o peajes, el componente regulado de la factura que Industria ha decidido congelar, y que pagan todos los clientes.

Una orden ministerial condenada a los tribunales

En distintos ámbitos jurídicos no salen de su asombro con la orden de las tarifas de acceso de 2011 y la consideran de antemano "condenada en los tribunales". En la memoria de esta norma, que dictaminará mañana la CNE, Industria reconoce de antemano un déficit de tarifa de 5.000 millones, cuando la ley solo permite para ese año 2.000 millones.

En una reforma legal, el propio Gobierno fijó el año pasado unos límites a los déficit de tarifa: desde los 3.500 millones en 2009 a los 1.000 millones en 2012. En 2013, no se reconocerán más déficit. Los excesos que se produzcan cada año deben pagarlo los consumidores en la tarifa. El primer exceso, unos 500 millones en 2009, ha sido denunciado por las eléctricas. Del correspondiente a 2010, muy superior y sin liquidar, Industria lo ha dejado en el limbo y, para 2011, la friolera de 5.000 millones.

La cifra

5.000 millones es el déficit de tarifa previsto de antemano por Industria para 2011, cuando la ley solo permite 2.000 millones ese año.