Las dos cajas se muestran "abiertas" a otras entidades

BBK y Vital abordan una fusión fría sin la participación de Kutxa

La historia de posibles operaciones entre cajas vascas escribe un nuevo capítulo. BBK y Vital estudian la posibilidad de una fusión fría mientras que Kutxa prefiere mantenerse al margen. Desde la entidad vizcaína y la alavesa se manifiestan "abiertos" a conversaciones con "agentes del sector", que está en plena reordenación.

Desde BBK, que tras la integración de Cajasur tiene un tamaño casi seis veces superior al de Vital, aseguran que ahora "no hay ninguna operación sobre la mesa", aunque recuerdan la disposición de su presidente, Mario Fernández, a explorar acuerdos "permanentemente" con otras entidades. "Hablamos con todos", dicen desde la sede de Bilbao, y admiten que uno de esos contactos se ha producido con Caja Vital.

En la entidad de Vitoria no han sido tan directos. Sin citar expresamente a BBK, desde Vital sí reconocen que analizan "posibles alianzas" con diversas cajas sin concretar, aunque de momento "no hemos adoptado una decisión definitiva, pero siguen las conversaciones".

En Kutxa son más escuetos y solo aclaran que están al margen de los contactos entre BBK y Caja Vital, porque "seguimos con nuestro propio plan estratégico". El anterior movimiento entre cajas vascas data de noviembre de 2008, cuando fracasó la fusión entre BBK y Kutxa en esa ocasión, Vital quedaba fuera. La asamblea de la entidad vizcaína, entonces presidida por Xabier de Irala, respaldó la operación, pero la de Kutxa, con Xabier Iturbe ya al frente, la rechazó. BBK, con Cajasur, suma unos activos de 47.200 millones. Vital reúne 8.800 millones. El grupo de Bilbao tiene 881 oficinas y 5.653 empleados y la entidad de Vitoria cuenta con 128 sucursales y 881 trabajadores. Apenas hay duplicidad en sus redes, salvo en La Rioja y en la Comunidad de Madrid (en la capital y en localidades como Alcalá de Henares, Coslada, Parla y San Sebastián de los Reyes).

El lehendakari, a favor

El lehendakari Patxi López dijo ayer que su gobierno respaldará todas las operaciones "bien hechas" de las cajas vascas. El actual presidente de Vital, Carlos Zapatero, formaba parte del Ejecutivo de Vitoria hasta su nombramiento en la entidad.

Banca Cívica anuncia un recorte de 1.100 empleos

De las integraciones entre las cajas españolas comienzan a trascender datos sobre los ajustes de personal. Banca Cívica, el SIP o fusión virtual que reúne a Caja Navarra (CAN), CajaCanarias y Caja de Burgos, adelantó ayer que, con la reciente incorporación de Cajasol al proyecto, ha presentado a los sindicatos una propuesta de "redimensionamiento" y de "reordenación del conjunto de las plantillas" de las cuatro entidades. La supresión de empleos afectará a 1.100 personas, cuya salida se buscará por "prejubilaciones, suspensiones de contratos, reducciones de jornada o bajas incentivadas". De momento, las cajas han convocado a los sindicatos a una reunión el 13 de diciembre.