Salidas de cheques "con destino poco claro"

Marsans desvió fondos antes de ir a concurso para evitar embargos

En los meses anteriores a su entrada en concurso Marsans "utilizó la sociedad Marsans Shopping como receptora de fondos para evitar embargos", dice la administración concursal en su informe. El mismo da cuenta de cheques por valor superior al millón de euros con destino incierto "emitidos días antes de la declaración de concurso".

En opinión de esta administración concursal", dice el informe presentado a la jueza del concurso del grupo Marsans, al que ha accedido en exclusiva este diario, "son las salidas de tesorería que se producen desde el grupo Marsans a otras empresas las que causantes del problema de liquidez". Es decir, en opinión de la administración concursal, el grupo Marsans, con 100 años de historia y miles de empleados, quebró porque el dinero que entraba se desvió a otras empresas, controladas por los mismos propietarios de Marsans, Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual.

"Los recursos financieros producidos por el Grupo Marsans fueron destinados la mayoría de las veces a Teinver controlada por el presidente de la CEOE y su socio Gonzalo Pascual y a a sus sociedades vinculadas o a otras empresas", subraya la administración concursal en su informe (que destaca en letras negritas). Y añade que en los "últimos meses anteriores a la declaración de los concursos, el Grupo Marsans utilizó la sociedad Marsans Shopping como receptora de los fondos que todavía existían para evitar embargos". "Así", continúa explicando la administración concursal, "se procedió a traspasar todos los fondos del resto de compañías del grupo a esta sociedad".

Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual comunicaron la venta de Marsans a la sociedad Posibilitumm, especializada en quiebras y liquidaciones, el pasado mes de junio. Al mismo tiempo los nuevos administradores de la empresa solicitaban concurso de acreedores.

La administración concursal advierte en su informe que en ese mismo mes de junio se produjeron "salidas de efectivo de las cuentas de Marsans Shopping que no se destina a Viajes Marsans" y añade que "es de destacar" que "los empleados de Viajes Marsans y de todo el Grupo Marsans dejan de percibir sus salarios en el mes de junio de 2010". Además, la administración concursal aporta en su informe un cuadro con cheques por valor en total de 1,4 millones de euros que entre el día 9 y el 30 de junio de 2010 -el mes en el que se produce el cambio de administradores en Marsans y su entrada en concurso de acreedores- salen de la compañía "cuyo fin o destinatario es poco claro o desconocido".

De acuerdo al informe de la administración concursal, Marsans Shopping era una empresa que poco tenía que ver con la actividad diaria del grupo. Se creó en 1999 y "al principio", indica el informe, "aprovechando el boom de la telefonía móvil, durante tres años vendió telefonía móvil de Airtel (Vodafone)". Cuando entró el euro la misma empresa "vendió 75.000 euroconversores", y cuando entró la obligatoriedad de llevar chaleco reflectante en los coches vendió 200.000 chalecos. También vendía guías de viaje. La administración concursal señala que Marsans Shopping no está cumpliendo con su deber contable de presentar en el Registro Mercantil sus últimas cuentas (año 2009).

La administración concluye que "Marsans utilizó la sociedad Marsans Shopping como receptora de los fondos que todavía existían para evitar embargos. Así, se procedió a traspasar todos los fondos del resto de compañías del grupo a esta sociedad".

Administradores de Teconsa, Marsans y VCP

La sociedad que el pasado mes de junio se hizo cargo de Marsans, Posibilitumm, está controlada por las mismas personas que se hicieron en 2009 con la constructora Teconsa. O anteriormente con la inmobiliaria Vías, Canales y Puertos (VCP). En todos los casos cuando la compañía estaba a punto de entrar en concurso de acreedores sus propietarios -la familia Martínez Núñez, en el caso de Teconsa; Eduardo Rodríguez Peña, en el de VCP, y Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, en Marsans- nombraron administradores de la compañía a personal del despacho valenciano Aszendia. Coincidiendo con esa operación los grupos presentan concurso de acreedores siendo el personal de Aszendia, encabezado por Ángel de Cabo, los que pasan a gestionar el concurso.

Si en el caso de Marsans la administración concursal advierte de que los nuevos administradores de la compañía, ya en concurso, se autoconceden sueldos millonarios (de hasta 500.000 euros), en el de VCP los administradores concursales explican que Aszendia trató de quedarse con fincas de la concursada como pago por determinados servicios, "en claro perjuicio del resto de acreedores". El mismo día en que VCP solicitó su entrada en concurso, siendo ya administrada por De Cabo Sanz, la empresa acordó con el despacho Aszendia la dación de bienes en pago de deuda. El pago responde a tres facturas que Aszendia presenta a VCP por asesoramiento, por un precio de 689.249,9 euros. Pero los bienes aportados superan esa cantidad. Según el informe concursal, VCP acuerda con dos empresas vinculadas a De Cabo Sanz aportar tres fincas valoradas en 4,9 millones de euros.

Este diario ha accedido a los informes concursales de Marsans, Teconsa y VCP.

En declive

Ingresos. Las cuentas de Viajes Marsans SA, la red de viajes y principal pulmón de ingresos del grupo, reflejan cómo éste se fue apagando. En 2009, los ingresos fueron de 1.060 millones, para bajar a 838,5 en 2010 (cierra el 28 de febrero).

Gastos financieros. Los intereses de la deuda se multiplicaron por tres entre 2008 y 2009. En 2010 fueron 37,1 millones.

Beneficios. Hubo beneficios hasta 2009, pero en 2010 las pérdidas fueron de 33,5 millones.