Marsans

Las cajas fuertes de la sede central guardaban casi 200 euros

La administración concursal nombrada por la jueza en el grupo Marsans acudió el pasado 16 de noviembre a la que había sido sede de la compañía de viajes, el edificio Pórtico, en el número 2 de la calle Mahonia de Madrid. Marsans, incapaz de pagar el alquiler, debía abandonar el inmueble, propiedad del fondo alemán Union Investment Real Estate AG.

Los administradores concursales acudieron ese día a Pórtico "habida cuenta que se encontraron varias cajas fuertes en las dependencias que ocupaba la concursada sin abrir", explica el informe concursal de la compañía recientemente presentado a la juez del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, Ana María Gallego Pérez, al que ha tenido acceso este diario.

"De la apertura de las cajas fuertes resultó un dinero en efectivo inferior a 200 euros, siendo el resto de escaso interés para el concurso", señalan los administradores concursales en su informe.

Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual anunciaron el mes de junio pasado la venta del grupo Marsans a la sociedad Posibilitumm coincidiendo con la solicitud de entrada en concurso para la compañía.

Union Investment Real Este compró el edificio en 2006 al grupo Marsans pero éste se quedó como inquilino, materializando una operación habitual en el mercado (sale & lease back). Pero ante el impago reiterado de las rentas -unos 700.000 euros mensuales- cuando empezaron a aparecer los primeros problemas de liquidez en Marsans, el fondo alemán procedió a presentar una demanda de desahucio. Marsans compartía el edificio con otras empresas, como un concesionario de Audi o Pullmantur. Tras el verano, la sede central de Marsans (queda medio centenar de empleados) se trasladó a un edificio en la calle Serrano de Madrid.