Táctica de obstrucción en el Senado de EE UU

Ofensiva de cine contra los recortes fiscales de Bush

Bernie Sanders, senador independiente por Vermont está protagonizando un momento histórico en la cámara Alta. Sanders de 69 años lleva de pie y hablando en el Senado desde las 10.25 de la mañana de Washington. En el momento de publicar esta crónica habían pasado cinco horas desde que tomó su turno de palabra. Sanders está usando este tiempo y no se sabe cuánto más, para denunciar el acuerdo al que llegó Barack Obama el lunes con los republicanos mediante el que se mantienen los recortes fiscales de George Bush a quienes ingresan más de 250.000 dólares al año.

Bernie Sanders en el streaming recogido por Huffingtonpost.com
Bernie Sanders en el streaming recogido por Huffingtonpost.com

La acción de Sanders es una manifestación de lo que se describe en EE UU como filibuster, una táctica dilatoria de obstrucción mediante la extensión de un debate para evitar que una iniciativa se vote en la cámara. Una situación similar, aunque de mayor duración, fue el tema de una celebrada película de Frank Capra protagonizada por James Stewart, Caballero sin espada (Mr. Smith goes to Washington.)

El filibuster de Sanders, el único senador que se describe como socialista de todo el país, es el tercer trend topic de Twitter y en un momento dado la expectación despertada por su acción ha llegado a tumbar el servidor de video del Senado. Sanders no pierde el turno de palabra mientras permanezca de pie y hablando.

En el blog de la revista Forbes, se preguntan si Sanders es la conciencia del partido demócrata, formación con la que suele votar. Los demócratas en general han acogido con mucha frialdad el acuerdo de Obama con los republicanos. El presidente ha admitido que no es un acuerdo que le guste pero es lo más que ha podido conseguir en una negociación en la que los conservadores se han mostrado inamovibles y solo han permitido extender el seguro de desempleo por 13 meses (con un coste para el déficit de 57.000 millones de dólares) y otros estímulos fiscales además de los recortes fiscales de Bush a las rentas medias a cambio de mantener esta misma rebaja tributaria para las familias de altos ingresos (que finalizaban el 1 de enero) además de una fiscalidad muy generosa para las herencias durante dos años.

El jueves, los representantes demócratas en la cámara Baja decidieron no aprobar ni siquiera el voto sobre este pacto por lo que queda pendiente. En el Senado está previsto que el voto tenga lugar el lunes a las 3.00 de la tarde.