Prevé una mejora del PIB para el cuarto trimestre

BBVA pide adoptar de forma rápida y ambiciosa las reformas pendientes

El Servicio de Estudios del BBVA considera "imprescindible" una adopción "rápida, sustantiva y ambiciosa" de las medias anunciadas en el mercado de trabajo, la reforma de la negociación colectiva, el sistema de pensiones y la reestructuración bancaria para mejorar la confianza de los mercados en la economía española y evitar el contagio de los problemas de deuda de otros países de la eurozona.

A juicio del banco, las últimas medidas del Gobierno, como la subida de los impuestos sobre el tabaco, la rebaja fiscal a las pymes o la eliminación de la ayuda de los 426 euros para los parados sin cobertura, "van en la dirección correcta".

No obstante, pide al Ejecutivo que adopte de forma rápida y ambiciosa reformas en el mercado de trabajo (sobre todo en el ámbito de la negociación colectiva), en el sistema de pensiones, y en la reestructuración bancaria ya que, hasta ahora, se acotó a un número limitado de cajas de ahorros.

Además, el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá el 0,1% en el último trimestre del año con respecto al tercero, una ligera mejoría que no será suficiente para crear empleo. Para el conjunto de 2010, el segundo banco español prevé una contracción del PIB del 0,2%, una estimación más optimista que la del Gobierno, que la calcula en el 0,3%.

La mejora de la economía en el cuarto trimestre se debe, según la entidad, a un pequeño aumento del consumo privado tras la fuerte caída que experimentó en el tercer trimestre por la subida del IVA, y al aumento de las exportaciones, que crecieron como en trimestres anteriores aunque a un ritmo "ligeramente menor".

Sobre el compromiso de estabilidad presupuestaria, el BBVA cree que en 2010 el Gobierno conseguirá su objetivo de reducir el déficit al 9,3% con "cierta holgura" gracias al paso "firme" que mantiene con el ajuste fiscal.

En cualquier caso, el BBVA aconseja que esa holgura se aproveche para reducir al máximo el déficit de 2010, manteniendo un "férreo" control del gasto, para calmar a los mercados financieros y afrontar con una mejor situación de partida el objetivo de reducción del déficit al 6% del PIB en 2011.

Por otra parte, el BBVA valoró que el Gobierno fijase el 28 de enero como fecha límite para aprobar la reforma de las pensiones y opinó que establecer calendarios concretos y estrictos para aplicar las medidas es la manera "más apropiada y oportuna" para reducir incertidumbres.

En lo que respecta al contexto internacional, recordó que en noviembre hubo mayores incertidumbres por la crisis de deuda soberana en Europa.

Sin embargo, apunta que su impacto en la actividad dependerá de si se mantiene o no ya que, de momento, los indicadores de confianza de empresas y consumidores no se deterioraron como lo hicieron en mayo y junio de este año cuando la zona del euro vivió una situación similar.