Se votarán el próximo 14 de diciembre

Italia aprueba las cuentas con la vista puesta en las mociones al Gobierno

El Gobierno italiano superó hoy su última cita importante antes de las mociones de confianza y de censura al Gobierno que se votarán el próximo 14 de diciembre en el Parlamento, con la aprobación de la Ley de Presupuestos, que contó con el apoyo del grupo Futuro y Libertad (FLI), liderado por Gianfranco Fini.

La norma, que ya había sido aprobada por la Cámara de los Diputados el pasado 19 de noviembre, obtuvo hoy también el visto bueno del Senado con 161 votos a favor, 127 en contra y cinco abstenciones, con lo que ésta se convierte en ley.

A favor votaron el gubernamental Pueblo de la Libertad (PDL), de Berlusconi, su aliado en el Ejecutivo, la federalista Liga Norte, y FLI, mientras que en contra lo hicieron el Partido Demócrata (PD), Italia de los Valores (IDV) y los democristianos del UDC.

La tramitación en Senado ha contado con tiempos breves debido a la suspensión de enmiendas con el fin de agilizar la aprobación de la norma y evitar así que el texto tuviera que volver a la Cámara de los Diputados para su debate final, lo que hubiera imposibilitado que la Ley estuviera lista antes del voto del próximo 14 de diciembre.

Asimismo, se ha cumplido el compromiso que adquirieron el pasado noviembre los presidentes de ambos hemiciclos con el jefe de Estado italiano, Giorgio Napolitano, para que esta ley, imprescindible para la estabilidad del país, fuera aprobada antes de que se vote la moción de censura al Ejecutivo.

Entre las medidas previstas en el texto aprobado hoy se destinarán 1.000 millones de euros al apartado de amortizadores sociales, mientras se prorroga durante cinco meses la suspensión del pago de 10 euros por las vistas de especialistas médicos.

Asimismo, se prorrogan las misiones internacionales italianas para el primer semestre de 2011, para lo que se destinarán unos fondos de 750 millones de euros.

Los Presupuestos contemplan además un aumento de 800 millones en los fondos destinados a la Universidad en 2011, mientras dispone otorgar 25 millones de euros a los centros privados.

Unas medidas que llegan en medio de la polémica levantada por la reforma universitaria propuesta por el Ministerio de la Educación y que prevé, entre otras medidas, recortes en los fondos destinados a la investigación y a las universidades públicas, así como financiaciones a los centros privados.

Tras su aprobación, PD e IDV mostraron su desacuerdo con el texto, que consideraron como una "mala solución a la grave situación económica y financiera de Italia" e "inadecuada" en relación con las expectativas y a las necesidades sociales del país, así como frente a las nuevas reglas de gobernanza económica y financiera que se discuten a nivel internacional.

Los líderes de FLI, por su parte, atribuyeron su voto favorable a un "sentido de responsabilidad" hacia el país, aunque subrayaron que la norma no será suficiente para garantizar el aguante de las cuentas públicas.

Tras la aprobación de los Presupuestos, que en Italia han pasado a ser conocidos como ley de Estabilidad y cuyo objetivo es corregir las cuentas públicas para permitir que se respeten los compromisos adquiridos a nivel europeo, el Gobierno deberá afrontar ahora un voto decisivo tanto en la Cámara de los Diputados como en el Senado.

En el Senado, donde se votará una moción de confianza a su Ejecutivo, la victoria de Berlusconi parece asegurada, puesto que mantiene la mayoría absoluta gracias a su alianza con la Liga Norte, mientras que es en la Cámara de los Diputados, que votará la moción de censura presentada por los opositores PD e IDV, donde la situación se perfila más de delicada.

Y es que Berlusconi ha perdido la mayoría absoluta en la cámara baja tras la escisión de FLI del PDL, a consecuencia de la expulsión de Fini de esta formación.