Controladores: ¿No volverá a ocurrir?

La actuación del Gobierno ante la crisis de los controladores piratas ha sido la adecuada: contundente y rápida con un problema grave. A la vez, bien coordinada, algo que a menudo se echa de menos. El vicepresidente Rubalcaba también ha estado a la altura en tiempos y formas. Cuando el tráfico aéreo ha recobrado la normalidad que nunca debió perder es hora de la gran pregunta: ¿volverá a ocurrir? Rubalcaba ha sido definitivo a este respecto: tras la reunión del Gabinete de Crisis en Moncloa aseguró que "el Gobierno tomará las medidas que sean necesarias para que una crisis como la provocada por los controladores no vuelva a ocurrir". "Les garantizo que esto no va a volver a pasar", enfatizó. Y remató explicando que el Gobierno seguirá aplicando la ley con firmeza. Así que, con el aspecto físico de quien llevaba demasiadas horas sin descansar, se la jugó: "Les puedo asegurar que no habrá problemas en los aeropuertos españoles ni en Navidad ni después de Navidad". Bueno, parece que eso está asegurado los quince días en los que se mantendrá el estado de alarma, el control aéreo bajo mando militar y los controladores militarizados. Prolongar ese plazo , para lo que ya se precisa autorización del Parlamento, sería una forma de superar las Navidades sin sobresaltos, pero una pobre solución. Porque los ciudadanos no pueden estar al albur de unos colectivos que, sea para que despeguen los aviones, circulen los trenes o el metro, o para que una ciudad no se llene de basura sin recoger, utilizan sin control la importancia de su actividad como chantaje. El derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses es un extraordinario logro social a defender, tanto como "las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad". Lo dice la Constitución que felizmente cumple hoy 32 años. Pero cuando la huelga no se declara legalmente, cuando se manejan estrategias gansteriles y se toma como rehenes a ciudadanos y a sectores empresariales enteros, se atenta contra la sociedad. Esto, tan elemental, hay quien parece no tenerlo tan claro. Por eso, o se toman iniciativas legales que lo pongan negro sobre blanco, o viviremos en un permanente estado de alarma, se declare o no por decreto. Y eso no es plan.

Comentarios

Siguiendo tus últimas lineas, parece que ni bajo mando militar aun no lo tienen claro. Se quejan, palabras textuales de César Cabo, de que estan en un 'limbo legal'. Todo esto me suena a que se creen tan Dioses que aun no se creen que un coronel pueda estar dandoles órdenes, o como si fueran ellos intocables ante la ley. A mí no me parecería mal plan que estuvieran en estado de alerta el suficiente tiempo como para formar nuevos controladores fuera de toda influencia de AENA (el 'monopolio' que se ha estado dedicando durante años al doble juego de decir que necesita más controladores a la opinión pública y al mismo tiempo restringiendo quien accede o no escogidos a dedo). Es más, realmente opino que sobran controladores, me parece que el problema real es que no estan suficientemente organizados productivamente hablando, de lo contrario no estarian en la cola de productividad por hora trabajada respecto a la lista de paises europeos con gran tráfico aéreo como Reino Unido, Francia...me parece como si en vez de estar 6 en un turno, trabajasen 9 solapandose horas de control de vuelo real (menor productividad). Tampoco se entiende como durante años se les ha 'abierto el espacio salarial' tanto como para disfrutar de salarios más altos que en el resto de la lista mencionada. Si no existe razón económica detrás , entonces seguro hablamos de 'tráfico' de influencias sea del partido que sea. Por último, no creo que los militares esten menor cualificados, hoy día los sistemas y software informáticos son tan sofisticados que seguro dan alarmas y soluciones alternativas barajando muchas combinaciones posibles a situaciones críticas.
Normas
Entra en El País para participar