Cierre de sesión

La debilidad de la banca lleva al Ibex a perder los 10.000 puntos

Los malos resultados que el sector bancario ha obtenido hoy en toda Europa, como consecuencia de las tensiones generadas por la crisis de Irlanda, han terminado por hacer caer al Ibex de los 10.000 puntos. En concreto, el selectivo español, que operaba hoy pese a la festividad del Día de la Constitución, ha cerrado la sesión en los 9.989 puntos, con una caída del 1,25%.

La cota de los 10.000 había sido alcanzada el viernes después de haberla perdido dos semanas antes. Un logro que el selectivo no ha conseguido consolidar dada la caída del 2,91% registrada por el BBVA, y del 2,23 por el Santander. Sin embargo, las pérdidas registradas hoy por todas las firmas financieras contenidas en el selectivo han hecho retroceder al selectivo. Del lado de las subidas han destacado Arcelormittal y ACS, con alzas del 2,9% y del 1,95%, respectivamente.

La situación se ha repetido en el resto del continente, donde la banca ha sido el sector más castigado en los parqués. El resultado, sin embargo, ha sido desigual. Londres, por ejemplo, logró saldar el día finalmente en positivo, creciendo un 0,43%, al igual que Francofort que subió un 0,1%. París, por su parte, se dejó el 0,04% y Mián el 0,95%. Al otro lado del Atlántico, Wall Street ha despertado heredando el tono pesimista que ha reinado en Europa durante casi todo el día, y al que ha contribuido la visión negativa que la Reserva Federal tiene sobre el devenir del desempleo en EE UU.

La prima de riesgo sube a 229 puntos

La inquietud que reina en los parqués se extiende también por el mercado de deuda pública. Así, el diferencial entre el bono a 10 años de España y el de Alemania, de referencia, se ha elevado nueve puntos básicos en lo que va de día hasta los 229. Una cifra alejada del máximo histórico de 283 puntos que registró tras la crisis de Irlanda, pero que supera los 220 puntos que marcaron la peor época de la debacle griega en primavera. El tipo de interés que el mercado secundario aplica a la emisión española se sitúa en el 5,15% frente al 2,84% que se impone al papel de Berlín.

La prima de riesgo de la propia Irlanda también ha subido, cuatro puntos, hasta los 534 puntos. Una cota, no obstante, bien lejana a los 668 puntos que ha llegado a alcanzar en noviembre. El diferencial del bono portugués con el alemán ha pasado e 309 puntos a 310 y el belga de 106 a 111 puntos básicos.