Petróleo

El barril de crudo de Texas toca su nivel más alto en dos años

El crudo de Texas subió hoy un 1,35% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y cerró a 89,19 dólares por barril (159 litros), su precio más alto en más de dos años, en una jornada en que el dólar se debilitaba y se conocía que el paro en Estados Unidos alcanzó en noviembre su mayor nivel desde abril.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para enero habían sumado 1,19 dólares al precio de cierre del jueves, con lo que acumularon un avance semanal del 6,48% que los dejó en el precio más alto desde octubre de 2008.

Por su parte los contratos de gasolina con vencimiento en enero no registraron apenas cambios respecto al precio de la jornada anterior y volvieron a acabar en torno a 2,35 dólares por galón (3,78 litros). Esta semana se han apreciado un 6,33%.

Los contratos de gasóleo de calefacción para entrega en enero sumaron tres centavos al precio de la jornada anterior para terminar a 2,48 dólares por galón, y han acumulado una ganancia semanal del 7,35%.

El gas natural tampoco registró apenas cambios esta última jornada de la semana y sus contratos para enero terminaron de nuevo a 4,34 dólares por cada mil pies cúbicos. Estos contratos se han depreciado un 1,13% respecto al precio de cierre del viernes anterior.

El crudo y sus derivados registraban esos avances en una jornada en la que el dólar se debilitaba ante monedas como el euro, que se cambiaba a 1,3376 dólares, frente a los 1,3224 del jueves.

El debilitamiento del dólar suele presionar al alza los precios del petróleo y sus derivados, ya que, al negociarse en esa moneda, resultan más baratos si se adquieren con divisas fortalecidas frente al "billete verde".

Hoy se conoció que el número de pedidos a fábricas en Estados Unidos bajó en octubre en menor medida de lo esperado por los analistas, lo que contribuyó a animar las esperanzas acerca de una recuperación de la demanda del mayor consumidor de energía del mundo.

Poco parecía importar a los inversores en estas materias primas el dato peor de lo esperado sobre el paro en Estados Unidos, que hoy se supo que subió dos décimas, hasta el 9,8%, para situarse en su tasa más alta desde abril.

El mes pasado la economía tuvo una ganancia neta de apenas 39.000 empleos, muy por debajo de los pronósticos de los analistas, que habían calculado que noviembre tendría un incremento de 155.000 puestos de trabajo, por lo que el resultado muestra un estancamiento inesperado en el crecimiento del empleo.