La industria tabacalera cree que tendrá que repercutir parte del alza impositiva

El precio del paquete de tabaco costará de media entre 25 y 30 céntimos más

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha anunciado hoy una subida "moderada" del Impuesto sobre las Labores del Tabaco. El precio medio subirá de 3,43 a 3,68 euros; los tabacos de 'alta gama' pasarán de 3,88 a 4,11 euros; y los precios de las cajetillas de los más baratos pasan de 2,90 a 3,53 euros.

Permitirá un ingreso adicional de 780 millones de euros, que servirán para compensar la reducción impositiva de algunas de las nuevas medidas gubernamentales. En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, Salgado destacó que, por ejemplo, esa cantidad compensará los 230 millones que las arcas públicas dejarán de ingresar por la rebaja fiscal a las pymes.

Salgado señaló que es oportuno incrementar el impuesto sobre el tabaco también por una razón de salud pública, ya que al ser más caro se reduce el consumo, y añadió que, a su vez, la subida "coadyuvará" al objetivo de la ley que prohibirá fumar en casi todos los espacios públicos cerrados a partir del próximo 2 de enero.

Además, subrayó que ese incremento impositivo del tabaco contribuirá a financiar el déficit de ingresos por la reducción de impuestos que ha conllevado algunas de las nuevas medidas.

Salgado resaltó que el precio del tabaco en España seguirá siendo inferior al de Reino Unido, Francia y Alemania, y que se equiparará al de Portugal, "dependiendo de las marcas y de la modalidad".

Según la reseña del Consejo, el aumento en el caso de los cigarrillos, supondrá un alza del tipo impositivo específico desde 10,2 hasta 12,7 euros por mil cigarrillos y una elevación del impuesto mínimo hasta 116,9 euros por mil cigarrillos, frente a los 91,3 euros en los que está en la actualidad.

Además, el impuesto específico de la picadura de liar pasará de 6 euros por kilo a 8 euros, mientras que el impuesto mínimo se elevará de 50 a 75 euros por kilo, "al objeto de reducir el diferencial de precio con los cigarrillos".

La reseña señala que para garantizar la neutralidad fiscal entre cigarrillos, picadura de liar y el resto de labores del tabaco, los tipos impositivos aplicables a éstas últimas pasarán del 14,5% al 15,8%, lo que supone una proporción similar a la aplicada para los cigarrillos.

Las tabaqueras temen un aumento del contrabando

La Asociación Empresarial del Tabaco (AET), que representa a la práctica totalidad de las tabaqueras e importadoras de tabaco en España, ha manifestado su "extraordinaria preocupación por el grave efecto" que la subida de impuestos al tabaco aprobada por el Gobierno tendrá en el comercio ilícito de este producto.

En un comunicado, la patronal consideró que el contrabando y las falsificaciones de tabaco se verán también potenciadas por la prohibición de fumar en lugares públicos que tramita actualmente el Legislativo.

"La subida impositiva es de tal magnitud que, en un mercado de cigarrillos con una caída actual del 11,6%, podría producirse el efecto contrario al deseado en cuanto a los objetivos de recaudación fiscal del Estado por los impuestos sobre el tabaco", advirtió la AET.

Según afirmó, los datos oficiales sobre comercio ilícito registrados en los últimos meses ya reflejan una "preocupante tendencia a la baja en las ventas legales de tabaco en España", especialmente en algunas provincias del Sur de la Península, donde se han llegado a registrar índices en torno al 25%.

Este problema, agregó, comenzó a aumentar hace un año y medio aproximadamente, coincidiendo con la última modificación fiscal del tabaco, en la que se subió "drásticamente" el impuesto mínimo y el específico, lo que, según estimó, ha supuesto aproximadamente un 20% de caída de ventas en los dos últimos años.

La segunda subida del precio del tabaco del Gobierno de Zapatero

En junio de 2009, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero elevó el impuesto sobre el tabaco y que supuso que se elevara el tipo impositivo específico, desde 8,2 a 10,2 euros por 1.000 cigarrillos y del impuesto mínimo, que subió 21,3 euros hasta los 91,3 euros por 1.000 cigarrillos.