Fundación BBVA analiza a los universitarios

La universidad se elige más por cercanía que por prestigio

Esa escena del estudiante norteamericano que se postula para acceder a varias universidades prestigiosas y acaba cruzando el país en busca del título de sus sueños es una realidad en Estados Unidos, pero una excepción en Europa, y todavía más en España.

Así lo confirma el Estudio internacional Fundación BBVA sobre estudiantes universitarios, que fue presentado ayer por la investigadora Mariana Szmulewicz junto al director de la institución, Rafael Pardo, al revelar que la mitad (49,2%) de los universitarios españoles continúan eligiendo centro por su cercanía, mientras que solo el 22,2% tienen en cuenta el prestigio de la institución educativa en un entorno laboral en el que se prima cada vez más la excelencia en formación.

En las respuestas se aprecia, sin embargo, una diferencia según se trate de alumnos de centros públicos y privados: en los privados el prestigio se impone como primer criterio (29,9%), muy por delante de la cercanía, que sólo aglutina el 13,3% de las respuestas.

Las opiniones que recopila el informe, recabadas de entre estudiantes alemanes, británicos, italianos, franceses, suecos y españoles, revelan, entre otros aspectos, la percepción que los jóvenes universitarios tienen sobre actividades como la investigación. Así, pese a que la mayoría de los estudiantes europeos percibe esta ocupación como una labor "prestigiosa", muchos de ellos desconocen cómo se llega a ser investigador, "una percepción especialmente acentuada en España". Los estudiantes españoles se sitúan también entre los que menos horas semanales dedican al estudio (13.5) y los que suman un mayor promedio de horas de clase. Junto a los alemanes, destacan por su rechazo a uno de los aspectos que contempla la reforma de Bolonia: el sistema de estudio de tres ciclos (grado, máster y doctorado).

Crisis y vocación

La realidad es dura, pero los estudiantes europeos no parecen percibirlo. Más de la mitad de los alumnos basa la elección de sus estudios en motivos vocacionales y deja en segundo lugar la posibilidad de encontrar un empleo. Son los británicos los alumnos más concienciados en cuanto a este objetivo (36% de las respuestas) mientras que solo un 25% de españoles ha elegido sus estudios en función de la necesidad de encontrar un empleo.