Ahorro de 28.000 millones de dólares

Obama congela el salario de los funcionarios federales civiles

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha decidido congelar la paga de los empleados públicos civiles federales durante los próximos dos años. Es una medida que afecta a algo más de dos millones de personas, excluye al personal militar, y tiene como objetivo lograr unos ahorros de 28.000 millones de dólares en los próximos dos años y 60.000 en los siguientes.

Barack Obama, presidente de EE UU
Barack Obama, presidente de EE UU

Desde la Casa Blanca se dijo que este es el primero de una serie de movimientos para reducir costes y no se cesó de usar la palabra "sacrificios" para referirse a los ajustes de cinturón que se planean desde Washington. La Administración no solo quiere adelgazar la cuenta de los salarios sino que además quiere revisar los contratos que tiene con contratistas privados y eliminar algunos de ellos y también se han dado órdenes para que el Estado venda propiedades inmobiliarias por valor de 8.000 millones de dólares.

Al poco de llegar a su puesto, el presidente congeló las pagas de los altos cargos y los puestos de libre designación.

Para el presupuesto y el déficit de EE UU (que se eleva a 1,4 billones de dólares) la medida es poco menos que simbólica y se enmarca en una semana decisiva para la legislatura pues el Congreso debe negociar con Obama qué hacer con los recortes fiscales de George Bush para las rentas altas - el presidente los quiere eliminar y los republicanos no? se presentan oficialmente las conclusiones de la Comisión Presidencial para la reducción del déficit y se tiene que aprobar una extensión de las ayudas a los parados de larga duración, algo que está en el aire por la fuerte oposición republicana.

La congelación de los salarios necesita aprobación por parte del Congreso donde no es previsible que encuentre la oposición republicana que existe para el resto de las medidas del Gobierno.

La acción de recorte se combina con una subida en los gastos médicos de los funcionarios por lo que el resultado para los bolsillos de estos es, en puridad, es casi una rebaja de sueldo. Desde 2000, los trabajadores públicos, han registrado ingresos en sus salarios del 3% de media anual, por encima de la inflación y casi tres veces más que los empleados del sector privado.