Reunión de los días 2 y 3 de noviembre

Las actas de la Fed muestran las dudas sobre la política cuantitativa

Las actas recién publicadas de la reunión de la Fed los días 2 y 3 de noviembre reflejan que pese a que solo hubo un voto disonante a la hora de aprobar una segunda ronda de expansión monetaria cuantitativa (conocida como QE2), los miembros del comité abierto tenían muchas dudas con respecto a esta controvertida medida. Aunque finalmente la mayoría concedió que "dadas las circunstancias los beneficios excedían los costes" de esta acción.

La Fed asumió que los efectos de esta política no solo equivaldría a una rebaja más de los tipos de interés sino también a una depreciación del dólar. "La mayoría esperaba que esos cambios de las condiciones financieras ayudaría a promover en cierta medida una recuperación más fuerte y con empleo además de una vuelta a una inflación que con el tiempo llegara a niveles consistentes con el mandato de la Fed". No obstante, algunos de los miembros consideraban que los efectos de esta política iban a ser limitados porque el problema de la economía no iba a encontrar solución en más estímulo monetario.

Asimismo, varios participantes en la reunión hicieron notar el riesgo que tenía el aumento de la cartera de activos de la Fed y los efectos a largo plazo en la inflación. Finalmente, la teoría de Ben Bernanke, el presidente del banco central, de que existen las herramientas para plantar cara a este problema en caso de que se presentara, terminó convenciendo a todos menos a uno de los miembros del Comité, Thomas Hoenig que votó en contra.

Antes que esta reunión crucial, la Fed se reunió en otra ocasión en una cita fuera de calendario para debatir la necesidad de adoptar formalmente un objetivo de inflación y contemplar una política de comunicación más amplia que incluyera que Bernanke celebrara, a veces, reuniones con la prensa para explicar la posición de la institución con respecto a sus previsiones y sus decisiones. Es algo que si hace el BCE pero que no ha ocurrido nunca en EE UU. Al final, en esa reunión del 15 de octubre, hecha por videoconferencia, no se tomó ninguna decisión aunque es posible que se sigan debatiendo estos posibles cambios. Bernanke simpatiza con la idea de crear un objetivo de inflación como hace el Banco de Inglaterra pero terminó desechando esa idea poco después de llegar al frente de la Fed debido a las críticas encontradas sobre este punto.

La Fed revisó a la baja sus proyecciones económicas y esperan que el crecimiento de EE UU apenas llegue al 2,4% o 2,5% en 2010. Hoy precisamente el departamento de Comercio ha confirmado que en el tercer trimestre del año se ha crecido a un ritmo del 2,5%, por encima del 2% inicialmente calculado. En junio, la autoridad monetaria era más optimista y esperaba un avance del PIB del 3% o el 3,5%. Esa mejor previsión se espera ahora para 2011. No obstante, la Fed no cree que el paro caiga por debajo del 8% hasta 2012 o incluso 2013. Actualmente se mantiene en el 9,6%, un porcentaje que ronda desde hace dos años.