Busca nuevos contratos de patrocinio

La Euroliga de baloncesto defiende la gestión conjunta de los derechos

La Euroliga de baloncesto defiende la gestión conjunta de los derechos
La Euroliga de baloncesto defiende la gestión conjunta de los derechos

La Euroliga, la principal competición baloncestística de clubes en el continente, asegura que la forma óptima para garantizar la viabilidad de una competición pasa por la centralización de los derechos televisivos. Es la opinión de Jordi Bertomeu, máximo responsable de la compañía, que pone en práctica este procedimiento desde que comenzó a operar en 2005. "Si observamos todas las grandes competiciones que tienen un modelo de éxito, como la NBA o la Champions League, todas optan por la centralización de los derechos", aseguró el directivo.

Los clubes de fútbol, en cambio, no han sido capaces de ponerse de acuerdo en lo que respecta a la comercialización conjunta de derechos. 13 equipos de Primera, entre ellos el Barça y el Madrid, además de 18 de Segunda, acordaron el miércoles seguir negociando individualmente los contratos para luego sumarlos a una caja común desde la que se redistribuirán. La Euroliga cuenta con un contrato con TVE y la Forta que no se renovará hasta finales de la próxima temporada, por algo más de cinco millones de euros. La ACB, la liga española de baloncesto, negocia sus derechos conjuntamente desde hace años.

La Euroliga, a diferencia de lo que sucede en las otras competiciones europeas de fútbol o baloncesto, es una entidad privada desde el año 2000, y no depende de la Federación Internacional de Baloncesto. "Lo que ha pretendido hacer el fútbol muchas veces nosotros lo llevamos a cabo hace tiempo", manifestó. Sus accionistas son los clubes que han querido entrar (poseen un 76,47% de las acciones, de las cuales un 51% las controlan los grandes equipos) y las distintas federaciones nacionales (con un 23,53% del capital). Es un modelo equiparable a la Premier League británica, explicó el directivo.

Más ingresos

La competición facturó el pasado año 20,1 millones. Sus previsiones pasan por incrementar esa cifra hasta los 25,35 millones, lo que supondría un incremento del 25,9%. La organización cuenta en la actualidad con un patrocinador que da nombre a la competición, Türkish Airlines, que pagará unos 20 millones por un contrato de cinco años.

Además, hay una segunda figura llamada sponsor global, en la que figuran empresas como Nike, Sporting Bet, Efes Pilsen y el Ayuntamiento de Barcelona. Después está la figura de los proveedores, como el fabricante alemán de relojes Jacques Lemand o el fabricante de juegos EA Sports.

La Euroliga está abierta a nuevas colaboraciones. "Buscamos nuevos patrocinadores por todas partes", admitió Bertomeu entre risas. La compañía ha creado una nueva figura, la del patrocinador del partido de la semana, que se retransmite a todos los países con contrato y para el que, además, se producen contenidos y reportajes especiales que también están abiertos a patrocinios. En estos partidos se varía el reparto de los ingresos y Euroliga retiene el 80% de la publicidad que se genera. El partido de ayer entre el Efes Pilsen turco y el CSKA de Moscú pudo verse en 196 países. En todo caso, el gran reto de Bertomeu es lograr "atraer cada vez más aficionados a las canchas". En la actualidad, España es el principal mercado de la Euroliga, seguido de Grecia, Israel, Italia y Turquía.

Las cifras

15,7 millones de euros prevé ingresar la Euroliga por derechos de televisión esta temporada (+22%).

77% es el crecimiento de los ingresos procedentes de los patrocinadores, hasta 5,3 millones.

Lejos de una liga única en Europa

El presidente de la Euroliga, Jordi Bertomeu, reconoce que si hay un deporte en el que pueda haber una sola liga paneuropea con los grandes clubes puede ser el baloncesto, aunque duda que los aficionados hoy por hoy estén dispuestos a aceptar esa salida. En todo caso, el directivo español recordó que España es el único país en todo el continente en el que los aficionados siguen más la liga doméstica que la propia Euroliga.