Pide al Gobierno que esté preparado para adoptar nuevos ajustes

La OCDE admite que la reforma laboral no surtirá efecto hasta 2012

La tasa de paro, el problema más grave de la economía española, no descenderá de forma significativa hasta 2012, según la OCDE. El organismo internacional considera que será a partir de ese año cuando la reforma laboral recién aprobada empezará a surtir efecto.

Las previsiones económicas que ayer publicó la OCDE vislumbran un escenario sombrío para el mercado laboral. La tasa de paro se situará de media en el 19,8% este año y bajará ligeramente hasta el 19,1% en 2011. El organismo internacional sostiene que será a finales de 2012 cuando la reforma electoral posibilitará que se empiecen a crear puestos de trabajo. En ese momento, el desempleo caerá hasta el 16,5%.

El presidente de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, señaló que "España hizo lo que tenía que hacer", en referencia a las reformas estructurales y al recorte del gasto. La OCDE mantiene las previsiones de crecimiento para España, cuyo PIB caerá un 0,2% este año -una décima menos de lo previsto por el Gobierno- y subirá un 0,9% en 2011 -cuatro décimas menos que las estimaciones de Economía-.

En cualquier caso, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, destacó ayer que el panorama que dibuja el organismo internacional coincide con el del Ejecutivo.

Por otra parte, Gurría también se alineó con el discurso de Moncloa al señalar que la situación de España no es comparable a la de Irlanda. "No se puede poner a todos los países en el mismo cesto", señaló el mexicano. Con todo, para la OCDE, el elevado déficit público de España -este año cerrará en torno al 9,2% PIB- supone la principal amenaza de la economía. En este sentido, recomiendan que el Gobierno esté preparado para afrontar nuevos ajustes si peligra la senda de reducción fijada en el objetivo estabilidad presupuestaria. El Ejecutivo prevé reducir los números rojos hasta el 6% del PIB en 2011 y hasta el 4,4% en 2012. Para ello, la OCDE considera que será necesario recortar la inversión pública.

En cualquier caso, el organismo internacional muestra en sus previsiones su confianza en que el Gobierno pueda recortar el déficit al 4,4% en 2012.

Por otra parte, la OCDE prevé que la inflación se sitúe por debajo del 1% durante los dos próximos años. De hecho, estima que los precios subirán en torno al 0,5% en 2012, cuando desaparezca el efecto de la subida del IVA que entró en vigor el pasado julio. Para Gurría, el alza fiscal explica el parón económico del tercer trimestre en la medida que los españoles adelantaron sus decisiones de compra para sortear el incremento impositivo.

Respecto a la economía mundial, la OCDE rebajó su pronóstico de crecimiento para 2011 del 4,5% al 4,2%. La organización advirtió -ante la actual guerra de divisas- del riesgo que entraña adoptar decisiones unilaterales que pueden derivar en políticas proteccionistas.

Mantener la liquidez a toda costa

La OCDE recomendó ayer que el Banco Central Europeo (BCE) continúe con su política de facilitar liquidez a la banca y mantenga los tipos de interés en su nivel actual del 1%. "El BCE debería prolongar durante un tiempo su tasa principal de refinanciación en el 1%, así como su política de adjudicación ilimitada", apunta la institución internacional en la última edición de su informe de perspectivas económicas.

En este sentido, la OCDE sostiene que será en 2012 -el año en que la recuperación se consolidará- cuando el banco que preside Jean-Claude Trichet podrá normalizar su política monetaria. El organismo internacional recomienda que hasta el primer trimestre del 2012 se mantengan los tipos en el 1%. A partir de ese momento, podría encarecerse paulatinamente la financiación hasta el 2%. En cualquier caso, la OCDE sostiene que si la recuperación no llega, sería necesario prolongar la política monetaria expansiva, mantener los tipos bajos y, si fuera necesario, adoptar medidas adicionales.