Exigencias medioambientales

Bruselas plantea que las ayudas agrícolas se vinculen al respeto al medio ambiente

La Comisión Europea anunció ayer sus propuestas para reformar las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) a partir de 2014. Entre otras medidas, aboga por elevar las exigencias medioambientales para acceder a las subvenciones agrícolas. El documento hecho público ayer simplemente marca las grandes líneas del debate, aunque deja muchas incógnitas respecto a la financiación.

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, quiso empezar a sentar las bases, aunque es consciente de que la PAC dependerá de las decisiones que se adopten en el Presupuesto de la UE a partir de 2014.

Ciolos defendió que las subvenciones se repartan de "una forma más equilibrada, más justa y más verde". Actualmente, las ayudas se otorgan por hectáreas o por explotación y según unas referencias históricas. El comisario europeo reclamó acabar con esas referencias "obsoletas" y establecer otras con mayor sensibilidad medioambiental.

Así, la subvención estaría compuesta por una prima fija según la región y el país y otra parte se concedería en función de si se cumplen ciertos requisitos ecológicos. Como ejemplo, Bruselas cita la conservación de pastos, la rotación de cultivos, el barbecho ecológico o la reserva de zonas para fauna y flora.

Por otra parte, el informe también abre la puerta a limitar las subvenciones a los terratenientes, que cuentan con grandes extensiones de tierra. Sin embargo, Bruselas matiza que antes de fijar un umbral se tendría en cuenta los empleos que ofrece cada explotación. En cualquier caso, España teme que la entrada de nuevos países en el reparto de subvenciones reduzca las ayudas. "La reforma no significa que vayan a reducirse las subvenciones que reciben los españoles y aumentar la de los polacos", apuntó Ciolos.

Las asociaciones españolas de agricultores y ganaderos (Asaja, COAG y UPA) mostraron su decepción por la propuesta de Bruselas que, según estas organizaciones carece de definición presupuestaria y reclamaron a la Comisión Europea "mayor ambición". Además, señalaron que Bruselas deja abierto un proceso de negociación en el que "habrá que trabajar duro" para defender cerca de 7.000 millones de euros en ayudas que recibe España de la PAC.