Debate sobre política económica

CEOE exige acelerar los cambios en las pensiones

Pide al Ejecutivo que no haya más subidas de impuestos ni recortes en la inversión productiva

La secretaria de Estado de Empleo, María Luz Rodríguez, debió respirar ayer tranquila al comprobar que la actitud con la que se presentaron ayer los secretarios generales de CEOE y Cepyme a la primera toma de contacto para reanudar el diálogo social era radicalmente diferente a la expuesta siete días antes por las organizaciones sindicales. "Es necesario impulsar el diálogo a tres bandas. El diálogo social genera confianza ya que las reformas desde el consenso le dan un plus de credibilidad. Hago un llamamiento a la responsabilidad de los sindicatos para reanudar las conversaciones y de esa manera transmitir confianza a empresarios, consumidores y mercados", aseguró el secretario general de CEOE, José María Lacasa, quién también pidió acelerar las reformas estructurales.

Entre ellas destacó en primer lugar la de las pensiones. "Queremos hacer un llamamiento a la comisión parlamentaria para que concluya cuanto antes su trabajo, de modo que el Ejecutivo no se vea obligado a legislar". Para Lacasa, reducir el debate de las pensiones a una prolongación de la edad de jubilación es una visión cortoplacista que no resuelve el problema. "Queremos un debate amplio sin centrarnos en temas específicos. Lo primero que hay que hacer es aproximar la edad real de jubilación a la edad legal, ya que actualmente está en 63 años frente a los 65 que fija la ley. Una vez solventado ese problema, tendremos que ir más allá y discutir sobre la prolongación de la vida activa", apuntó. En paralelo a la reforma de las pensiones, el secretario general de CEOE reclamó al Ejecutivo que cumpla los objetivos en materia de consolidación fiscal, sin que tenga que recurrir a muevas subidas de impuestos, a recortes adicionales de la inversión pública o de las ayudas al tejido productivo o a la internacionalización.

Otro de los temas que tendrán que abordar en breve sindicatos y patronal es la reforma de la negociación colectiva. La primera reunión técnica se producirá el próximo miércoles y la patronal afronta el encuentro, según Lacasa, con la mejor disposición. "No vamos a pedir una renovación absoluta, aunque sí queremos cambios en la ultraactividad (renovación automática de los convenios en caso de que no se alcance un acuerdo) o las cláusulas de descuelgue (que permiten a las empresas la no aplicación del régimen salarial pactado)", apuntó.

Más dinero para formación de parados

Aunque no quisieron escenificar el desacuerdo en público, un punto de fricción entre Trabajo y CEOE es cómo repartir el dinero para formación entre parados y empleados.

La propuesta sugerida la pasada semana por el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, de trasvasar fondos dedicados a empleados a parados para atender las políticas activas de empleo fue criticado de forma velada por Lacasa. "Nosotros estamos cómodos con el actual esquema (el 60% de los fondos se destina a empleados y el 40% a parados). No creemos que exista ningún problema y ya existen mecanismos para trasvasar fondos", apuntó. Todo lo contrario de lo expuesto por la secretaria de Estado de Empleo, quién reclamó abrir una reflexión sobre la necesidad de reformar ese sistema. "El esquema se creó en 2007, en un momento en el que había pleno empleo y en el que la prioridad era formar a las personas ocupadas e incentivar el empleo para aquellas que lo perdieran a través de mecanismos como las bonificaciones. El esquema ha funcionado bien porque se ha conseguido mantener la cohesión social. Ahora el contexto es muy diferente, ya que hay una mayor urgencia de ayudar a las personas desempleados, por lo que es necesaria una reflexión sobre un trasvase de fondos. Tenemos cuatro millones de razones por las que trabajar", aclaró.