A fondo

Qualcomm y Android, el nuevo 'Wintel'

Durante años, el dueto Microsoft-Intel dominó con claridad el mundo de los ordenadores personales. En este binomio, al que la industria informática bautizó como Wintel, Microsoft aportaba su sistema operativo Windows e Intel sus chips. Para unos fue un duopolio, para otros, simplemente, fue una situación de mercado generada por la capacidad de innovación de dos gigantes. Ahora, un escenario similar puede darse en el mundo del smartphone, eso sí, con actores distintos: Google con Android y Qualcomm.

Se venía hablando sobre esta cuestión en los últimos días, pero ha sido la consultora PRTM, en un informe titulado Android, ¿amigo o enemigo?, la que ha acuñado el nombre de Quadroid, surgido de la integración lingüística de Qualcomm y Android.

La consultora señala que ha hecho un análisis sobre 57 smartphones con Android de 12 compañías diferentes, investigación que ha dado como resultado que un 77% de ellos estaban equipados con los chips de Qualcomm. A lo mejor las conclusiones no tendrían una gran relevancia si el sistema operativo que promueve Google fuera uno más. Antes lo era, pero ya no, y las cifras lo corroboran.

El 77% de los móviles con Android llevan chips de Qualcomm, según PRTM

Gartner señaló la pasada semana que el 25,5% de los smartphones comercializados en el tercer trimestre iban equipados con Android, frente al 3,5% del mismo periodo de 2009. El sistema operativo de Google se situó segundo del ranking, tras el Symbian de Nokia (tiene un 36% del mercado), y por delante de los promovidos por Apple, RIM y Microsoft. Además, fabricantes de móviles como HTC, Motorola, Sony Ericsson, ZTE, LG y Samsung ya han lanzado terminales con Android, a los que podrían sumarse Huawei, Lenovo, Acer y Dell, entre otros grupos. Es decir, la corriente en favor de este sistema operativo móvil sigue acelerándose.

Los expertos de PRTM explican que Android ha cambiado el juego en la industria y una prueba es que el tiempo de aparición de las nuevas versiones se ha reducido a la mitad. "Android ha eliminado la velocidad de entrada de nuevos productos como fuente de ventaja competitiva. En el pasado, los fabricantes podían ganar ventajas de seis o nueve meses que eran altamente rentables", dicen estos expertos, que apuntan que los ciclos de nuevos productos son casi idénticos y todos los fabricantes pueden lanzar terminales con la última versión de Android en sólo 16 semanas. En estas circunstancias, apuntan que los márgenes de los fabricantes van a ser dramáticamente bajos (entre un 8% y un 10%, más parecido al mundo de los PC) y "algunas empresas podrían no sobrevivir".

Con este ritmo de crecimiento del Quadroid como nuevo Wintel del smartphone, PRTM se atreve a decir que los fabricantes de móviles van a tener que buscar otras fórmulas de diferenciación de sus rivales. O bien actúan de forma similar a Apple o bien buscan otro sistema operativo si no quieren estar subordinados enteramente a Google.

Estas circunstancias ya han empezado a favorecer a Qualcomm. En el último trimestre, el grupo elevó sus ingresos un 10% gracias, entre otros motivos, a su expansión en el móvil. Y para este trimestre espera unos ingresos de entre 3.050 y 3.350 millones frente a unas previsiones del mercado de 3.000 millones.

Google no ofrece cifras sobre el negocio propio de Android, aunque en la presentación de las últimas cuentas trimestrales señaló que el área móvil generará este año unos ingresos de 1.000 millones de dólares. La empresa afirmó que cada vez más gente va a internet a través del smartphone, añadiendo que las búsquedas desde el móvil se han multiplicado por cinco en los últimos dos años, "y muchas de esas búsquedas están viniendo ahora desde el Android".