Tumbada la enmienda de UPN

El PNV y CC se suman al PSOE y rechazan descongelar las pensiones en 2011

El PNV y Coalición Canaria (CC) se sumaron hoy a los votos del PSOE y rechazaron descongelar las pensiones en 2011 tras votar en contra de las tres enmiendas que presentó Unión del Pueblo Navarro (UPN) para suprimir esta congelación y que no fueron vetadas por el Gobierno en comisión.

De esta forma el Ejecutivo consiguió, gracias al pacto firmado con los nacionalistas vascos y canarios para sacar adelante los presupuestos, no sacar del proyecto de Ley su medida de no subir las pensiones contributivas el próximo año.

Así, tras el debate del dictamen de las cuentas públicas de 2011, las enmiendas de UPN fueron rechazadas por 177 votos en contra, (169 del PSOE, 6 del PNV y 2 de CC) frente a los 170 a favor del resto de grupos parlamentarios.

No obstante, el Ejecutivo deberá afrontar mañana una segunda votación sobre la congelación de las pensiones, la de la enmienda de IU-ICV, que tampoco fue vetada por el Gobierno.

En este caso el Ejecutivo explicó que no era posible vetarla ya que no suponía un incremento del déficit público al proponer que el dinero necesario para revalorizar estas pagas saliera del Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Además, en el debate de hoy, el PP vetó la enmienda transaccional pactada con el PSOE y CiU para adelantar 80 millones de euros a las concesionarias en riesgo de suspensión de pagos.

La diputada popular, Fátima Báñez, así lo anunció antes de iniciarse la votación por lo que finalmente se votó la enmienda original de CiU sobre este asunto que fue rechazada por 184 votos en contra.

La iniciativa pactada por socialistas y nacionalistas catalanes establecía que las adjudicatarias de las autovías deberían devolver el dinero adelantado con intereses a lo largo del plazo de concesión, que oscila entre 20 y 40 años.

La medida se aplicaría durante tres años y para evitar que tuviera una repercusión muy negativa sobre las arcas públicas se había como límite no pagar cada año más que la cantidad que estas empresas ingresan a través de peajes pagados por los usuarios.

Por otra parte, el Congreso dio luz verde a una nueva regulación de las mutuas de accidente de trabajo al aprobarse una iniciativa pactada por los grupos parlamentarios socialista, catalán y vasco.

Según esta iniciativa, las mutuas de accidentes de trabajo podrán mantener sus fondos de reserva y el Gobierno no podrá disponer de estos excedentes ni tampoco transferir el 33% de los beneficios que generen las mutuas al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Asimismo, por iniciativa del PSOE y casi por unanimidad salió adelante una enmienda por la que los padres de niños con enfermedades graves que se vean obligados a su cuidado durante al menos la mitad de su jornada laboral recibirán un subsidio equivalente a la reducción que tengan que hacer en sus horas de trabajo.

Dicho subsidio se facilitará durante el tiempo que dure la enfermedad del hijo o hasta que cumpla los 18 años.

La prestación podrá llegar al cien por cien de la base reguladora cuando los progenitores tengan que dejar de trabajar completamente.

Por otra parte, IU-ICV transaccionó una enmienda con el PSOE para elevar la tasa de reposición de los empleados públicos de Educación del 10% al 30% en 2011 para los municipios con menos de 20.000 habitantes.

El PNV también consiguió ver aprobado una en de sus enmiendas por la que consigue 50 millones de euros para que las pymes industriales modernicen su equipamiento con una subvención del 25%.