Cree que el sector bancario español está "muy saneado"

De Guindos dice que España no necesita ningún rescate sino austeridad

El ex secretario de Estado de Economía Luis de Guindos dijo hoy que la situación de España es muy distinta de la de Irlanda o la de Portugal, explicó que el sector bancario español está "muy saneado" y aclaró que lo importante es ejecutar el plan de austeridad y demostrar que se puede crecer.

Durante su intervención en el X Encuentro Financiero Internacional de Caja Madrid, Luis de Guindos, que actualmente dirige el Centro del Sector Financiero de PriceWaterhouseCoopers, explicó que "se repite hasta la saciedad que España es España y que su situación es muy distinta de la de otros países, pero es que es verdad".

El sector bancario, aclaró, está mucho más saneado que el de nuestros vecinos, lo que hay que hacer en España es aplicar el plan de austeridad y demostrar a los mercados que se puede crecer en los próximos trimestres.

Control del gasto

Si España es capaz de poner en marcha ese plan de austeridad y de control del gasto, al tiempo que reestructura el sistema financiero, añadió, puede escapar de la situación que vivió Grecia hace unos meses, Irlanda ahora y Portugal, previsiblemente, en las próximas semanas.

De Guindos explicó que lo que ocurre en Irlanda "es claramente un rescate", aunque aclaró que no parece tener problemas en sus cuentas públicas sino en los bancos, que tienen pérdidas importantes "que a su vez se extienden al sector público, que ha dado una garantía de cobertura de estas pérdidas".

De lo que se trata en Irlanda, concluyó, es de una crisis bancaria que tiene su coste en el sistema fiscal. Lo que habrá que ver, indicó, es la fórmula en la que se lleva a cabo ese rescate y cómo se hará la inyección de capital de modo que los mercados dejen de castigar las dificultades de los bancos irlandeses para financiarse adecuadamente, y para llevar a cabo un proceso de crecimiento económico en el país.

Banca

Si no se produjera el rescate, explicó, los bancos irlandeses se enfrentan a una situación complicada, porque el coste de financiación del sector público es muy elevado, aunque reiteró que no es el sector público el que necesita financiarse sino los bancos. Hay que rescatarlo, añadió, y atajar la hemorragia, porque de otro modo la economía irlandesa "no tiene salida".

Por lo que respecta a Portugal, señaló, el problema no es el sector bancario sino más bien una coyuntura ligada a problemas de competitividad y crecimiento reducido.

De Guindos se refirió también a las declaraciones hechas ayer por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sobre la reestructuración de las cajas de ahorros, que calificó de "razonables".

En su opinión, reducir el exceso de capacidad es crucial dado que "el entorno en el que vamos a vivir en los próximos meses es extraordinariamente complicado".

De Guindos se mostró convencido de que si se mantienen tan altos los diferenciales de la deuda española respecto de la alemana, lo que se conoce como prima de riesgo, se complicarán aún más el acceso a la financiación del sector privado.