Intervención en el Parlamento

Cameron: el problema de Irlanda es que no puede salir del euro

El primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy que el gran problema económico de Irlanda es que en este momento de crisis no tiene la opción de salirse del euro.

El líder del Partido Conservador británico, David Cameron
El líder del Partido Conservador británico, David Cameron

En declaraciones en el Parlamento, Cameron aclaró que no es su intención "especular" sobre un hipotético paquete de rescate financiero para la vecina Irlanda, pero recordó que "el problema del euro es que es un mecanismo de tipo de cambio sin salida".

El primer ministro conservador destacó que al Reino Unido le preocupa la situación en Irlanda porque ambos países mantienen unas relaciones comerciales y económicas muy intensas.

"Irlanda es un socio comercial enormemente importante para el Reino Unido. El hecho es que actualmente exportamos más a Irlanda que a Brasil, Rusia, India y China juntas. La estabilidad de la economía irlandesa y el éxito de la economía irlandesa son muy importantes para los intereses del Reino Unido", subrayó.

El primer ministro respondió a las críticas de la oposición laborista, que achacó los problemas de deuda que atraviesa de Irlanda a las políticas de severo recorte del gasto público.

El diputado laborista Toby Perkins indicó que "durante buena parte de la pasada década Irlanda fue el ejemplo que nos daban los conservadores sobre la dirección que debía llevar nuestra economía" y pidió a Cameron que aprenda de lo ocurrido en ese país.

El líder tory contestó: "Lo que los irlandeses hicieron fue seguir una de las políticas clave del Nuevo Laborismo, que era formar parte del euro. Afortunadamente, el Nuevo Laborismo no tuvo ni el coraje ni la valentía de cumplir con su programa".

Cameron, que siempre se ha puesto a cambiar la libra por el euro, señaló que no quiera "causarle dificultades a los irlandeses en un momento en el que están intentado adoptar decisiones difíciles sobre su economía", pero identificó los problemas de la economía de Irlanda con los que también ha sufrido el Reino Unido.

Los irlandeses "tuvieron un boom de consumo y de vivienda, así como bancos más regulados, algunos de los errores que cometió el Gobierno laborista (...) y a eso le añadieron la pertenencia al euro", argumentó el jefe del Gobierno británico.

"Yo siempre he pensado que la gran lección del mecanismo de tipo de cambio que es el euro es que es un mecanismo de tipo de cambio sin salida. Ese es el problema", añadió.

Cameron aseguró que los problemas de Irlanda "no fueron tratados de manera específica" en la reciente cumbre del G-20 en Seúl e insistió en su negativa "especular sobre las finanzas de otros".

"Soy consciente de que los irlandeses están tomando acciones muy difíciles para intentar tener bajo control su propia situación fiscal y, como el Reino Unido, obviamente tienen bancos muy grandes que se han metido en problemas", agregó Cameron.