Según RBS

Irlanda será intervenida en las dos próximas semanas y Portugal en un mes

La crisis de deuda soberana que atraviesan los países de la zona euro, podría llevar a la intervención inminente de Irlanda y Portugal, tal y como ha asegurado hoy Silvio Peruzzo, analista para la zona euro de Royal Bank of Scotland (RBS).

Peruzzo ha afirmado en la presentación de las previsiones de crecimiento de RBS para la zona euro en el final de 2010 y el año 2011, que dado el miedo actual al contagio de la deuda europea, es probable que "en el plazo de una o dos semanas veamos la intervención de Irlanda y en un mes, la de Portugal" por parte del BCE.

Respecto a la reticencia mostrada por Irlanda ante el rescate de la UE, Peruzzo ha afirmado que "para las autoridades resulta complicado justificar una intervención de este tipo ante los ciudadanos, ya que se pone en duda su solvencia, pero aunque Irlanda se resista, terminará cediendo a las presiones de la UE, que precisa parar el contagio". Y ha recordado que la UE debería intervenir para prevenir el contagio a otros países. "Si se interviene ahora, la situación podrá controlarse", pero "si no se para ese contagio, la economía puede sufrir un colapso". El analista de RBS incidió en que no descarta una bancarrota, aunque considera que esta posibilidad es muy remota porque "Alemania no dejará que el problema termine por afectarle". Según Peruzzo, la UE se ha dado cuenta de que todos los países miembros de la zona euro, y no sólo los periféricos, comparten los mismos riesgos: "Todos estamos interconectados, no podría ser de otra forma después de diez años de unión monetaria".

En relación a una posible intervención en España, Peruzzo no contempla tal extremo, puesto que considera que España es demasiado grande para intervenirla, si bien "es probable que el BCE recurra en próximas fechas a la compra de deuda española para estabilizar el mercado" y afirmó que "existe la posibilidad de que sufra un ataque de los mercados próximamente". Según el economista, "hay que evitar que un problema puntual se convierta en un mal sistémico que puede ralentizar el crecimiento". Y añadió que "se debería reestructurar la UE y establecer un proceso preestablecido para coordinar mejor la forma de intervenir en casos de crisis como la que estamos viviendo actualmente."

Previsiones

En relación a las expectativas de crecimiento económico para la zona euro en el próximo año, Peruzzo ha destacado que se aproximará al 1,5%, aunque mostró su preocupación respecto a que la recuperación económica esté ligada, en un alto grado, al crecimiento de la demanda externa. "Hay una excesiva dependencia respecto de la demanda externa, lo que supone un elevado riesgo porque la demanda doméstica sigue siendo débil".

Asimismo, Peruzzo resaltó que en la economía española, más que la deuda pública, llama la atención el riesgo que supone el sector privado. La deuda corporativa y la deuda hipotecaria suponen un 140% y un 85% del PIB respectivamente mientras que la deuda pública representa un 75%. De ahí que la recuperación española esté ligada a la recuperación del consumo privado y del sector inmobiliario.

Evolución del dólar

En cuanto a la situación de la divisa europea, Peruzzo prevé que a mediados de 2011, el dólar se revalorice ligeramente frente al euro "o quizá antes si la UE arregla sus problemas de confianza", situando el cambio euro-dólar en torno a los 1,26-1,30 dólares. Y respecto a los tipos de interés, cree que no habrá movimientos en el próximo año, aunque deja abierta esta posibilidad a un crecimiento rápido y desigual de Alemania y Francia frente al resto de la UE, que en ese caso "quizá presionarían para elevar las tasas de interés y frenar la inflación",concluyó el economista de RBS.