Confrontación electoral

Mas acusa a PP y PSOE de querer un Govern débil

El candidato de CiU a la presidencia catalana, Artur Mas, y el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, han acusado a PP y PSOE de querer una Cataluña y un Govern "débiles", incapaces de condicionar la política española.

En un acto dedicado a las políticas de apoyo a la familia en Banyoles (Girona), ante más de un millar de personas, Mas ha dicho que detrás del "desembarco" de los máximos dirigentes de PSOE y PP en la campaña electoral catalana se esconde su voluntad de restar el máximo número de votos a CiU para evitar que forme un Govern fuerte.

Mas ha ironizado sobre la presencia hoy del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del presidente del PP, Mariano Rajoy, en los primeros días de campaña: "Estas figuras de fuera de Cataluña han entrado en esta campaña como un caballo siciliano. No han esperado ni dos días".

"Parece que los partidos catalanes con lazos íntimos y familiares con otros partidos de ámbito estatal digan: '¡Apartad las criaturas, que vienen los que mandan!'. El PSC y el PPC no son capaces de hacer una campaña por sí solos. Tienen que venir a auxiliarlos", ha dicho.

"Es bastante triste", ha sentenciado Mas, que ha presumido de que él sí que hace su campaña "con la gente de aquí".

La explicación que encuentra Mas a este aterrizaje masivo de los pesos pesados de PP y PSOE en los actos electorales del PP catalán y del PSC es que, en realidad, "no se están peleando entre ellos" sino que su punto de mira se dirige permanentemente a CiU.

Según Mas, tanto socialistas como populares son conscientes de que CiU "quedará primera" en estas elecciones, por lo que lo único a lo que pueden aspirar es a arañar el máximo número de votos posible a la federación nacionalista, para que no forme un gobierno sólido.

"æpermil;sa es la razón de fondo de este desembarco", ha asegurado.

Duran ha coincidido con Mas en el análisis: PP y PSOE desean una CiU "lo más débil posible", porque saben que "la necesitarán" en el futuro para dar estabilidad al Gobierno español de turno y temen que un gobierno de la Generalitat potente, como en los tiempos de Jordi Pujol, condicione en exceso la política española y les haga pagar "un precio político" demasiado alto.

"Pero a Cataluña lo que le conviene es que CiU sea lo más fuerte posible para que pueda defender al máximo los intereses catalanes", ha apostillado Duran, según el cual, mientras "Rajoy se ensaña con Cataluña, Zapatero engaña a Cataluña".

Artur Mas tiene la teoría de que a PP y PSOE, "en el fondo, ya les va bien" que repita el tripartito, aunque "no lo digan", porque un gobierno de estas características representa una "Cataluña débil, gris, deshinchada, sin empuje, desanimada, confundida, periférica, regional, marginal y, a la vez, perfectamente muñida".