Thomas Bucher. Gestor de DWS Invest Goblal Infrastructure

"Esta no es una historia de uno o dos años"

La inversión en infraestructuras es una de las grandes tendencias del siglo XXI. Hay oportunidades en multitud de ámbitos: ferrocarril en India o EE UU, carreteras en China, redes de banda ancha en Europa... Pero, sobre todo, invierta en empresas cotizadas, activos líquidos. Esa es la recomendación de Thomas Bucher, gestor de DWS Invest Global Infrastructure.

¿Tiene alguna empresa española en su cartera de inversión?

Nuestra aproximación es global. Por ejemplo, estamos en OHL Brasil, que es una subsidiaria de OHL. Cuando analizas el potencial de OHL descubres que su valor está, por ejemplo, en la concesionaria de autopistas en México o en Brasil. Y ahí es donde estamos. Así, mientras las acciones de OHL bajan en España, suben en Brasil. Nuestro enfoque global nos permite aprovechar estas dinámicas.

Se habla de un boom en infraestructuras, ¿cuánto tiempo durará?

Lo más importante es que no es un asunto cíclico, es lo que yo llamo una megatendencia. Esta no es una historia de uno o dos años, sino algo de muy largo plazo, que será unos de los pilares del crecimiento durante los próximos años.

¿Qué es lo que pide a una compañía para ser interesante?

Lo primero de todo es que un proyecto tiene que cubrir el coste de capital, si no, no tiene sentido para nosotros. Por eso son muy interesantes los proyectos en los países emergentes, que ofrecen un ROE (return on equity) de entre el 15% o el 20%. El segundo punto importante es cómo está regulado; es necesario supervisar constantemente, para que no ocurra como en España o en Alemania, donde el entorno regulatorio se ha vuelto muy negativo en la electricidad. La valoración medida en términos de PER depende del modelo de negocio. Una autopista, por ejemplo, no da rentabilidad instantánea, hay que valorarla por descuentos por flujos de caja. Por último, DWS presta especial atención al dividendo, que sea consistente en el tiempo y que la rentabilidad sea al menos del orden del 2,5%-3%.

¿Invierte sólo en acciones o también directamente en los activos?

Sólo invertimos en acciones cotizadas, centrados en compañías de mediana capitalización. La crisis ha enseñado que la liquidez es muy importante y que te puedes encontrar con activos de los que no te puedes deshacer.

¿Dónde están las mayores oportunidades en infraestructuras?

Es múltiple. Por ejemplo, en India y en Brasil hay un cuello de botella en infraestructuras de transporte y tienen que acometer las inversiones ahora para poder cumplir con las previsiones de crecimiento. Pero no sólo hablamos de emergentes. Muchos de sus lectores tendrán un smartphone y lo usarán activamente. En Europa hay una necesidad de ampliar la banda ancha y la red de telecomunicaciones. Ahí hay otra oportunidad. Es un sector que tiene múltiples dimensiones.