Nuevo modelo organizativo

300 jueces piden más control sobre la nueva Oficina Judicial

El Foro Judicial critica la atribución de labores jurisdiccionales a los secretarios.

La puesta en marcha de la nueva Oficina Judicial supone ceder competencias "claramente jurisdiccionales" a funcionarios jerárquicamente dependientes del Ministerio de Justicia. Es el caso de los secretarios judiciales, quienes en el nuevo modelo pasan a ejercer funciones "que anteriormente desempeñaban los jueces", como el trámite de admisión previa o el establecimiento del orden de prelación de asuntos. Así lo explica Francisco Javier Varona, magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y presidente del Foro Judicial Independiente, asociación que aglutina a un total de 300 magistrados españoles y que clausuró a finales de octubre en La Coruña su VII Congreso.

"La asunción de competencias jurisdiccionales por parte de los secretarios supone una amenaza más a la independencia del Poder Judicial, porque se les confían facultades que antes pertenecían a los jueces y hay que recordar que ellos dependen del Ministerio de Justicia", señala Varona. En ese sentido, el magistrado recuerda el manifiesto que firmaron hace un año más de 100 catedráticos y profesores de Derecho Procesal de universidades de toda España, en el que se alertaba de que el proyecto no respeta "la exclusiva atribución de la administración de justicia a jueces independientes" y por ello "contradice la Constitución". El presidente del Foro Judicial sostiene que es probable que "en su momento" el texto resulte impugnado por esta razón a través de un recurso o una cuestión de inconstitucionalidad.

Otra de las críticas vertidas por el Foro Judicial es la falta de control que los jueces tendrán sobre el personal y los medios con los que trabajan en la nueva oficina. Según la asociación, el modelo priva a los magistrados "de cualquier autoridad sobre las personas que han de auxiliarle, los edificios en los que ha de trabajar o los medios materiales que precisa para su trabajo". Como explica Varona, "creemos que es un desastre una oficina donde los jueces dependen del Poder Judicial, los secretarios del Ministerio de Justicia y el resto del personal de las comunidades autónomas".

Los jueces aluden también a "la falta de racionalidad" con la que se ha organizado la oficina y a la ausencia de una delimitación clara sobre las competencias que deberá ejercer cada cuerpo. "Tiene que delimitarse con precisión la responsabilidad de los jueces, secretarios y funcionarios, sobre la base de mantener un mínimo control sobre todos los recursos, personales y materiales, que deben auxiliarle en su trabajo", explican desde el foro.

Burgos y Murcia, en marcha

El nuevo modelo organizativo de la administración de justicia acaba de entrar en funcionamiento en Burgos y Murcia, según ha informado el Ministerio de Justicia. Una experiencia pionera que arrancará próximamente en Cáceres y Ciudad Real y, progresivamente, en el resto del territorio dependiente del ministerio.

Paralelamente, las comunidades autónomas con competencias asumidas han iniciado ya, con distinto nivel de desarrollo, el proceso de despliegue de la Oficina Judicial. "Se trata de un proceso que el ministerio está acompañando de cerca, con el objetivo de establecer y consolidar mecanismos de coordinación, imprescindibles para avanzar en la implantación de la Oficina Judicial en todo el territorio nacional".

El nuevo modelo se apoya en las nuevas tecnologías para funcionar "con criterios de agilidad, transparencia, eficacia en la racionalización del trabajo, optimización de los recursos, responsabilidad por la gestión y coordinación entre Administraciones".