La opinión de los analistas

¿Qué necesita la prima de riesgo periférica para frenar su escalada?

Con los diferenciales de algunos países como España, Irlanda, Portugal y Grecia disparados desde hace varias sesiones, los analistas consideran que es muy complicado prever hasta donde puede escalar la prima de riesgo. Sin embargo, coinciden al señalar que es necesario un mayor soporte a nivel político europeo de los países cuestionados.

La prima de riesgo se modera
La prima de riesgo se modera

Un castigo excesivo al que cuesta demasiado esfuerzo poner límite. Así califican los analistas el renovado varapalo que está sufriendo la deuda de los periféricos de la zona euro. Y es que la prima de riesgo de algunos países como España, Irlanda, Portugal o Grecia vuelve a ser centro de la quema y encadena ya varias jornadas de repuntes en medio de nuevos rumores que ponen en duda la solvencia de algunas economías. En concreto, el riesgo país de España se ha elevado hasta 220 puntos básicos, en zona de máximos del año, mientras que el de Irlanda ha escalado hasta 647, el de Grecia se ha colocado en 817 puntos básicos y el de Portugal se ha situado en 460 puntos básicos.

En palabras de Renta 4, "los mercados siguen teniendo como principal foco de atención el riesgo soberano, intensificado por la preocupante situación de Irlanda, para la que el mercado descuenta que tenga que acudir al fondo de rescate de la Unión Europea. Esta tensión se está trasladando al resto de periféricos en mayor (Portugal, Grecia) o menor medida (España) presionando especialmente a sectores como la banca".

No es la única firma que advierte la crudeza de la crisis en algunas economías del Viejo Continente. "La tónica habitual en el mercado en las últimas sesiones está siendo la de desvinculación entre los activos de diferentes zonas geográficas. En EE UU, el buen tono contemporáneo de los datos de actividad contrasta con la nueva deriva alcista de la prima de riesgo de las economías periféricas de la zona euro, lo que está condicionando de diferente manera el comportamiento de sus mercados", comentan los expertos de Banif.

Y en este contexto, marcar el techo de los diferenciales es una complicada tarea. Miguel Paz, responsable de estrategia de Unicorp Patrimonio, tacha de "excesivo que la prima de riesgo de España alcance estos niveles" y considera que "cuando el mercado está muy nervioso es difícil prever hasta donde va a llegar el diferencial. Creemos que estamos viendo movimientos puramente especulativos más que el hecho de que se esté descontando un escenario probable. En mitad del huracán se puede ir hasta donde quieren ir a los especuladores".

En medio de esta vorágine que está lastrando también a los mercados de renta variable, Paz añade que "la Bolsa española empieza a estar atractiva porque se ha quedado muy atrás. Vemos la oportunidad muy clara de compra pero cuando comiencen a estrecharse los diferenciales. La Bolsa española es la más barata que hay en Europa pero mientras que la sensación es pesimista, hay que esperar".

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, coincide al comentar que "es muy difícil, casi imposible, ponerle un límite al pánico. Creo que la única forma de frenarlo es un mayor soporte a nivel político europeo de los países ahora cuestionados y desde el BCE. El riesgo, de no hacerlo, es que la tensión en los mercados se retroalimente y finalmente las profecías más negativas se autocumplan, pero no lo espero".

Oddo Securities, por su parte, también cree que "aunque evidentemente hay un factor contagio entre los países periféricos, las actuaciones de los diversos gobiernos están decepcionando a los inversores. La contundencia en la presentación de los planes de austeridad está pasando a una laxitud en su ejecución que está sembrando la desconfianza".

Por su parte, Ignacio Cantos, director de análisis de Atlas Capital, cree que el diferencial de España puede alcanzar los 230 puntos básicos. "Según va la cosa, tiene que haber algún tipo de medida con Irlanda. Parece inevitable aunque es un tema complicado ya que tiene una estructura impositiva diferente al resto de Europa".