Sus bancos soportan el 36% del crédito

El riesgo de Irlanda y Portugal se concentra en Reino Unido y Alemania

Alemania, favorable a compartir con el sector privado el coste de futuros rescates en Europa, es junto con el Reino Unido el principal acreedor de Irlanda y Portugal. Los bancos alemanes y británicos acaparan un tercio de la deuda pública y privada -248.886 millones- de ambos países en manos de entidades extranjeras, según datos del BIS a finales de junio.

Hace unos meses el mundo estaba pendiente de que Grecia no suspendiera pagos. Hoy el foco de tensión se ha trasladado a Irlanda y Portugal. El mercado cuestiona cada día más la capacidad de ambos países de poner sus finanzas públicas en orden, una presión que ha aumentado la desconfianza hacia el sector bancario por su exposición a ambos países.

La deuda pública y privada de Irlanda y Portugal en manos de entidades extranjeras asciende a 966.019 millones de dólares (693.979 millones de euros), de los cuales la banca europea posee el 74% del total, según las estadísticas recibidas por el Banco de Pagos Internacionales (BIS) a finales de junio de las entidades que colaboran con el organismo. Unas cifras que han podido reducirse al calor de las turbulencias recientes pero que ayudan a esclarecer quiénes son los principales acreedores.

Los datos revelan que la banca alemana es la más expuesta a la deuda conjunta de Irlanda y Portugal, un riesgo que contrasta con la posición del gobierno alemán favorable a que futuros rescates en la zona euro vengan acompañados de reestructuraciones de deuda, quita incluida. Esta postura perjudicaría claramente a los intereses del sector financiero del país pues las entidades germanas tienen 138.567 millones de dólares (99.474 millones de euros) de deuda irlandesa y otros 37.240 (26.734 millones de euros) de deuda portuguesa, una suma que supone el 18,2% del total que ambos países deben al sector financiero internacional.

El país más expuesto a la deuda irlandesa es Reino Unido, con 148.513 millones de dólares (106.614 millones de euros). Es además el segundo acreedor de la deuda pública y privada conjunta de Irlanda y Portugal con el 17,7% del total, mientras que la banca española con 92.255 millones de dólares (66.228 millones de euros) es el tercer país más expuesto, al sumar el 9,5% de los compromisos que tienen ambos países con el sector financiero.

El nerviosismo por la exposición de la banca a Irlanda y Portugal ha aumentado en las últimas semanas coincidiendo con el incremento de la percepción de riesgo de ambos países. Ayer mismo el diferencial de Irlanda con Alemania se disparó al récord de 552 puntos básicos, mientras que el de Portugal se amplió a los 431 puntos básicos. El diferencial de Grecia una semana antes de su rescate era similar al de Irlanda hoy y la mayor tensión del mercado ha acrecentado el miedo a que futuros rescates en Europa terminen perjudicando a los bonistas actuales. En otras palabras, a la banca. Y es que desde que hace unas semanas la UE acordó prolongar el mecanismo de rescate creado en mayo para salvaguardar al euro, las autoridades alemanas han insistido en la necesidad de compartir con el sector privado futuros rescates. Noticias que han aumentado el recelo hacia el sector bancario.

El índice sectorial de la banca europea no ha conseguido remontar desde verano pese a la subida del índice general y pierde el 4,17%. Curiosamente, sin embargo, entre las entidades más castigadas en el mes no hay alemanas o británicas. Bank Ireland (-21,2%), Piraeus Bank (-11,5%), Banco Valencia (-11,11%), Valiant (-10,6%), Popular (-7,96%) o BBVA (-7,78%) son las más afectadas del índice Stoxx bancario.

La banca española es la principal acreedora de la deuda portuguesa

La banca española es el tercer acreedor de la deuda conjunta de Irlanda y Portugal aunque los riesgos se concentran fundamentalmente en el país vecino. Las entidades españolas tienen 78.288 millones de dólares (56.201 millones de euros) de deuda pública y privada de Portugal, lo que les convierte en su principal acreedor. La exposición a Irlanda es muy inferior con 13.976 millones de dólares (10.033 millones de euros) y por detrás de lo que debe Irlanda a otros díez países.

En el universo de países desarrollados España es el sexto al que más exposición tienen las entidades extranjeras, justo por delante de Irlanda (ver cuadro). En total, la deuda pública y privada española en manos del sector financiero internacional asciende a 876.480 millones de dólares (629.203 millones de euros) de los cuales el 75% está en manos de entidades europeas.

Las cifras

18,2% es el porcentaje que tiene la banca alemana del total de deuda pública y privada de Irlanda y Portugal en manos del sector financiero mundial.

17,7% de esta deuda está en manos de la banca del Reino Unido.

9,5% acapara la banca española, tercer acreedor.