Apenas superarán las 900.000 unidades en el año

Los fabricantes creen que las ventas de coches caerán un 35% en el último trimestre

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) pronosticó hoy que las matriculaciones de coches sufrirán una caída media del 35% en el último trimestre de este año, y expresa su pesimismo de cara a 2011 teniendo en cuenta las variables macroeconómicas. Así lo asegura la directora económica de Anfac, Aránzazu Mur, quien advierte del "importante impacto" que esta situación tendrá en los concesionarios.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) pronosticó hoy que las matriculaciones de coches sufrirán una caída media del 35% en el último trimestre de este año, y expresa su pesimismo de cara a 2011 teniendo en cuenta las variables macroeconómicas.

Así lo asegura la directora económica de Anfac, Aránzazu Mur, quien advierte del "importante impacto" que esta situación tendrá en los concesionarios, "pues con estos volúmenes de mercado es imposible mantener la dimensión de la red comercial que todavía no se ha reestructurado a la espera de mejores tiempos".

En un artículo publicado en el boletín interno de la asociación, Mur sí se muestra optimista en relación con la evolución de los países a los que se dirige la mayor parte de la producción automovilística española, "cuyo fortalecimiento podría permitir los niveles actuales".

No obstante, asegura que esto no es suficiente, dado que los fabricantes españoles necesitan mantener un mercado interior potente que ponga a España a la altura de los principales países productores europeos, como Francia, Alemania, Italia y Reino Unido.

En el editorial del mismo boletín, la patronal de fabricantes asegura que el objetivo debe ser estabilizar el mercado español en un volumen de entre 1,2 y 1,3 millones de unidades, y advierte de que será muy difícil recuperar las cifras de 1,6 millones de unidades registradas hace unos años.

De hecho, las previsiones oficiales de Anfac apuntan a un mercado que se situará en 2010 "escasamente por encima" de las 900.000 matriculaciones, mientras que para 2001 las estimaciones apuntan a una cifra inferior incluso a las 900.000 unidades.