La unión se hará efectiva el 1 de enero

Los bufetes Squire Sanders y Hammonds ratifican su fusión

Los bufetes Squire Sanders y Hammonds ratifican su fusión
Los bufetes Squire Sanders y Hammonds ratifican su fusión

La fiebre de fusiones trasatlánticas que agita el mercado legal internacional sigue gozando de buena salud. El próximo 1 de enero echará a andar la esperada integración entre el bufete estadounidense Squire Sanders & Dempsey y el británico Hammonds, según acordaron ayer los socios de ambos despachos en el acuerdo de fusión. La nueva firma se llamará Squire Sanders & Dempsey, aunque unirá a este nombre la marca Hammonds en todas aquellas oficinas que aporta el bufete británico. Con aproximadamente 1.275 abogados distribuidos en un total de 37 oficinas y presencia en 17 países, el nuevo y flamante Squire Sanders & Dempsey se situará entre los primeros 25 bufetes de abogados del mundo por número de letrados.

"El ritmo del mundo de los negocios se está acelerando. Los clientes esperan de sus despachos de abogados que adopten cambios y aprovechen la oportunidad incluso en un clima comercial complicado", explicaba ayer James J. Maiwurm, actual presidente del bufete estadounidense, que ejercerá de presidente y socio director global de la firma resultante de la operación. Por su parte, el hasta ahora socio director de Hammonds, Peter Crossley, se convertirá en el nuevo socio director para Europa. El bufete adoptará como forma societaria una swiss verein y estará gobernado por un consejo global de diez personas. Según fuentes de ambas firmas, pese a que faltan algo menos de dos meses para la integración ya hay equipos de ambos bufetes "trabajando en común".

Según Crossley, "los clientes que trabajan con abogados de ambos despachos están muy satisfechos de la ampliación de competencias en las prácticas de la firma resultante, del amplio conocimiento de los sectores, de la solidez regional y del alcance mundial."

Entre las áreas de práctica que serán especialmente fortalecidas se encuentran mercantil, financiero, arbitraje, litigios, insolvencias y reestructuraciones, inmobiliario, regulatorio, laboral, pensiones y fiscal. Como apuntan las dos firmas, la experiencia en diversos sectores industriales se ampliará "a segmentos como energía y servicios públicos de suministro, productos químicos, medios, deportes y ocio, servicios financieros y banca, sector marítimo y tecnología de la información". La oficina de Londres tendrá un mayor alcance en todas las prácticas esenciales para transacciones y conflictos transfronterizos. También habrá un servicio de asesoramiento más completo en toda Europa continental, incluyendo un importante crecimiento en Bruselas.

La oficina de Madrid, al alza

La fusión refrendada ayer supondrá un especial refuerzo para la oficina que Hammonds tiene en España. Rafael Alonso, socio director y miembro del Board global, se mostraba ayer satisfecho por las perspectivas que la operación abre no sólo para el negocio global, sino también para la oficina madrileña. "La operación supone la integración en una gran estructura internacional, que incluye oficinas en Miami y Latinoamérica, lo que redundará en una estrategia coordinada con nuestro despacho en Madrid y en un crecimiento del volumen de trabajo", explicó. Los clientes con intereses en España y América Latina podrán acceder a abogados en Madrid, Caracas, Río de Janeiro, Santo Domingo y São Paulo, así como a letrados de firmas en América Latina afiliadas a Squire Sanders Legal Counsel Worldwide Network. Pese a que es pronto para las previsiones, Alonso reconoció que la fusión probablemente obligará a la oficina española a crecer en personal.