Botín dirigirá la filial británica de Santander

Santander apuesta por Ana Botín como número uno de su filial británica

Ana Patricia Botín ha escalado posiciones en el grupo Santander. Será la consejera delegada de Santander UK en sustitución de António Horta-Osório, que deja el grupo para convertirse en el número uno de Lloyds Bank, primer banco de Reino Unido. La banquera se convierte en la primera mujer responsable de un gran banco en Reino Unido. Antonio Basagoiti, consejero externo del grupo, pasa a ser presidente no ejecutivo de Banesto.

Banesto presume de solvencia con su test de estrés interno
Banesto presume de solvencia con su test de estrés interno

N o tocaban más cambios. Sólo los imprescindibles para cubrir la vacante que dejará el número uno del grupo en Reino Unido. La decisión del Gobierno británico de proponer a Horta-Osório como consejero delegado de Lloyds Bank, cuyo primer accionista es el Estado con el 40% de su capital, ha provocado un cierto revuelo en el organigrama de Santander. Ana Patricia Botín ha sido la elegida para sustituir al ejecutivo de origen portugués como número uno en la principal filial del grupo español, Santander UK. Fuentes de la entidad aseguran que la decisión se comenzó a gestar hace un mes aproximadamente, cuando el ya ex ejecutivo de la filial británica comunicó la oferta que tenía sobre la mesa.

El ascenso de Ana Patricia Botín ha llevado consigo también el nombramiento de Antonio Basagoiti, consejero del grupo y ex presidente de Unión Fenosa, como presidente de Banesto. Su cargo, sin embargo, no tendrá el rango de ejecutivo, como era el caso de Ana Patricia Botín. De esta forma, el hasta ahora número dos de Banesto, José García Cantera, mantiene su puesto de consejero delegado, pero se convierte en el primer ejecutivo y se incorpora al comité de dirección del grupo.

Hace un mes, cuando Horta-Osório dio a conocer en el grupo sus planes, Santander decidió inmediatamente que fuera Ana Patricia Botín la designada como consejera delegada del segundo banco de Reino Unido. Se necesitaba un directivo de gran peso para dirigir este mercado, el más importante, junto a Brasil, de Santander. El grupo español siempre ha tirado de ejecutivos del grupo como número uno para Reino Unido.

SANTANDER 3,33 -2,71%

La salida del ya ex consejero delegado, que se incorporó a Santander UK en 2006 no supone, según fuentes consultadas cambios de planes o de estrategia en la filial. La salida a Bolsa del 20% de su capital prevista para el primer semestre de 2011 se mantiene. Lo mismo que la política comercial que está desarrollando el grupo en este país anglosajón, y que le ha llevado a convertirse en el segundo banco del país en menos de cuatro años y el primero por negocio del grupo. Ana Patricia Botín explicó ayer que su objetivo es "colocar a Santander como el mejor banco de Reino Unido". La principal actividad de Santander UK es la banca minorista y el negocio de pymes, que quiere potenciar, algo a lo que se ha dedicado Botín en los últimos ocho años en Banesto.

Horta-Osório se incorporará a Lloyds Bank el 10 de enero y asumirá las responsabilidades de consejero delegado en sustitución de Eric Daniels a partir del 1 de marzo.

Horta cobrará 3,85 millones al año en Lloyds

El banquero portugués António Horta-Osório, actual responsable de la filial británica del Santander en Reino Unido y que a partir del 1 de marzo asumirá las riendas de Lloyds Banking Group, tendrá un salario base anual de 1,035 millones de libras (1,18 millones de euros) al que sumará un bonus de hasta 2,33 millones de libras (2,67 millones de euros), ha informado el banco británico.

Además, el próximo consejero delegado de Lloyds, percibirá un incentivo en acciones por importe máximo de hasta 4,35 millones de euros, cuyo pago será diferido tras un periodo de tres años y estará vinculado a que los resultados de la entidad superen por un "margen significativo" los objetivos fijados.

Por otro lado, Horta-Osório, que cobró 4 millones de euros el año pasado en Abbey, recibirá en 2011 una aportación de Lloyds para su fondo de pensiones de 610.000 libras (700.350 euros), además de ser compensado por las posibles pérdidas de retribuciones aplazadas o aportaciones a su plan de pensiones por su salida del Santander.