En el recibo de la luz

La colocación del déficit de tarifa puede costar más de 450 millones anuales a los consumidores

La colocación en los mercados de todo el déficit de tarifa que financian las eléctricas tendrá efectos sobre los consumidores, que deberán afrontar a través del recibo de la luz un previsible encarecimiento de su deuda con el sector por un valor que podría superar los 450 millones de euros al año, indicaron a Europa Press en fuentes del sector.

El déficit de tarifa es una deuda que tienen contraída los consumidores desde hace diez años por pagar la luz a un coste inferior al real, y como cualquier otro préstamo hay unos intereses asociados.

Hasta ahora, las eléctricas eran las encargadas de financiar esta deuda y ejercer por ello de prestamistas, y lo hacían a un tipo de interés de euríbor a tres meses sin diferencial, lo que suponía un tipo bajo para el consumidor, aunque poco ventajoso para las empresas.

Ahora esta deuda con las eléctricas, que se estaba convirtiendo en un lastre para su balance, se colocará en el mercado y pasará a ser financiada por las entidades que acudan a la titulización a un tipo que, a la vista del diferencial del bono español con el alemán y de la prima de riesgo asociada, podría situarse por encima del 4,5%.

A efectos prácticos, los consumidores tendrán que devolver en su factura los 13.031 millones de euros que siguen debiendo a un tipo varias veces superior y afrontar por tanto unos intereses cercanos a los 600 millones de euros al año, lo que supone un incremento de más de 450 millones con respecto al importe actual.

Este sobrecoste no se producirá de inmediato, sino que será progresivo, ya que la titulización se realizará por etapas. Si prospera la primera colocación, a mediados de noviembre el mercado ya podría estar financiando los primeros 3.000 millones de euros de deuda eléctrica.