Cierres en sus fábricas

Las madereras protestan por las primas a la producción de energía con biomasa

La industria europea de la madera técnica o tablero convocó el pasado fin de semana cierres en sus fábricas para protestar por "las ayudas que los Estados miembros conceden a la producción de energía a partir de biomasa". En opinión de esta industria, representada por la Federación Europea de Paneles (EPF, por sus siglas en inglés), estas subvenciones "están provocando que sea más beneficioso quemar madera directamente que utilizarla en primera instancia como materia prima en procesos industriales".

En España, la Asociación Nacional de Fabricantes de Tableros (Anfta), "representante de siete grandes grupos empresariales con más de 5.400 trabajadores directos", secundó el paro en sus 21 fábricas. Según difundió en un comunicado, "esta política de subvenciones a la producción de energía con biomasa reduce notablemente los beneficios medioambientales de la madera y su función como aliada en la lucha contra el cambio climático, puesto que la UE no exige que la madera empleada para generar energía proceda de una gestión forestal sostenible y de talas controladas".

En este sentido, la secretaria general de Anfta, Genoveva Canals, subrayó que "la industria española del tablero defiende la utilización de la biomasa para producir energía, siempre y cuando se respete el principio de jerarquía de uso de la madera, que establece su utilización industrial en primera instancia, su posterior reciclaje y sólo la quema como último recurso".

Las asociaciones relacionadas con la biomasa reaccionaron a estos argumentos, a través del portal de internet especializado Energías Renovables. Antonio Gonzalo, de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), consideró que "intentan culpar a la bioenergía de la crisis que vive su sector, motivada por el descenso en la construcción y por errores propios, y encima pretenden mantener el privilegio en las opciones de uso de las biomasas de madera, que conlleva pagar, en la mayoría de los ocasiones, precios bajísimos a los propietarios forestales e incluso a los ayuntamientos que sacan a subasta la madera de montes públicos".

Mucha o poca materia prima

Respecto del conflicto sobre un posible déficit de madera para cubrir todos los usos, APPA Biomasa afirmó en Energías Renovables que "España en absoluto es deficitaria de madera". Recordó que los inventarios de las patronales madereras confirman que, del volumen disponible anual de madera, unos 45 millones de metros cúbicos anuales, las cortas sólo alcanzan un 29% de extracción. Según la asociación, este excedente "se quema incontroladamente cada año en el monte causando daños ambientales irreparables que lamentablemente sufre toda la sociedad española".